Crece el miedo de los vecinos de La Palma tras los nuevos temblores

Este domingo se cumplen tres semanas del inicio de la erupción del volcán de la Cumbre Vieja de La Palma, y lo que más preocupa es la capacidad destructiva de una nueva colada provocada por el colapso del flanco norte que desplaza bloques de roca del «tamaño de una casa de tres pisos».

Una situación que ha sembrado la inquietud entre los vecinos que han vuelto a soportar una tensa noche de «temblores, ruidos y explosiones» en un radio de hasta seis kilómetros desde el cono eruptivo.

La lava ha arrasado las últimas viviendas que quedaban en pie al norte de Todoque y ha llegado al Polígono Industrial Camino de La Gata, ya hay más de 1.200 edificaciones afectadas en la isla y 6.000 vecinos desalojados, y cunde la preocupación entre los habitantes del Valle de Aridane por una posible evacuación aunque el Gobierno canario ha realizado una llamada a la calma.

Según el Instituto Volcanológico de Canarias (Invocan), la lava que está fluyendo en esta zona alcanza una temperatura de 1.240 grados.

El miedo también se siente entre los vecinos de Villa de Mazo por el aumento de los sismos durante todo el fin de semana, hasta 21 se han registrado este domingo.

La ministra de Defensa, Margarita Robles, se ha trasladado este domingo a la isla donde ha iniciado su recorrido en el acuartelamiento militar El Fuerte, y ha expresado su agradecimiento a miembros de Cruz Roja por la labor realizada en la atención a los vecinos que lo han perdido todo a causa de la erupción.

«Mi reconocimiento a los que están sufriendo porque el apoyo psicológico es muy necesario. Hasta el último minuto nos van a encontrar aquí», ha señalado Robles en un mensaje de ánimo a los palmeros y ha anunciado que desde el lunes la Armada se incorporará a las labores de ayuda.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.