DESDE LOS CANTONES. La Coruña, primera ciudad española donde se aplicó la penicilina. Por Celso Ferreiro Cobas

Estuvo a cargo del Dr. Rafael Fernández Obanza.

———

Los nacionalistas vistos por Camba.

———-

Al final de año, cuando el almanaque entra en el ocaso de su litografía, la hemeroteca se constituye en un activo recuerdo, que nos ilustra del privilegio de asociar el nombre de La Coruña a tantos acontecimientos históricos, de modo rutinario, sin advertir el impulso municipal que lo asocien al nombre de La Coruña. Recordamos el V Centenario de Carlos V (año 2000) conmemorativo, recordatorio de que La Coruña fue un eslabón decisivo para la investidura imperial de Alemania, los actos fundacionales de nuestra ciudad pasaron cuasi inadvertidos. La circunstancia de que nuestra urbe fue la primera de España donde se aplicó la penicilina, poderoso agente microbiano, pionero de los antibióticos: lo hizo el doctor D. Rafael Fernández Obanza

El autor del artículo, Celso Ferreiro, con el presidente Suárez en A Coruña

y, de carácter más cercano, y que decir de la primera visita de los Reyes D. Juan Carlos I y Doña Sofía. D. Juan Carlos I presidió, en el Palacio Municipal el primer Consejo del gobierno de Adolfo Suárez, conocido como “el de la amnistía” donde se promulgó el Real Decreto de Gracia y Justicia de los indultos que arrumbaba antiguos fantasmas para la reconciliación de los españoles, y se acordó de la indemnización por el siniestro del petrolero “Monte Urquiola”. Siendo alcalde José Manuel Liaño Flores se inauguraron al tiempo la Avenida del Ejército, la Escuela de Arquitectura y la presa de Cecebre. Sin desdeñar lo popular, la Historia se asienta sobre la experiencia y el prestigio del pasado. De su prestigio y de su pasado La Coruña muestra su amor a los goces de la vida.

EL ALCALDE COMBURENTE

En la actualidad política, cuando en las instancias del poder se producen remociones suele aconsejarse a quienes llegan a ocupar las altas responsabilidades consejos parecidos “sacudir bien las alfombras”, “limpiar buen las moquetas”, etc. Uno de los que recuncaba entonces era el alcalde que, en su mente se acumulaban numerosas iniciativas, tantas que sintió de modo especial comburente (ardiente). La oportunidad fue captada por el fotoperiodismo, cuando el regidor, con la mano izquierda en la entrepierna, confesó  “sentirse cachondo”, semejaba justificar la euforia racial de nuestro héroe cuando el talante queda recudido a cenizas estivales.

LOS CHORIZOS Y LOS POLÍTICOS AL USO

En estos días del suma y sigue, fuera del ámbito familiar todo es lejanía, incluso lo que es más próximo. La Real Academia de la Lengua Española, tan vigilante de nuestro idioma, se ha olvidado al parecer de un vocablo tan actual como “chorizo” que debe ser despojado de cualquier significación delictiva. La ficción y la utopía actuales por parte nacionalista, con ese silogismo de la lengua única y de inventarse una “nación”, ya había sido analizada por Julio Cambó. Algunos nacionalistas, cuando se refieren a la Nación española, -dijo- piensan en el talonario (Cambó pensaba en los aranceles) y cuando piensan en el talonario hablan de patria, Castelao en “Sempre Galiza”, especie de biblia del independentismo, escribió en 1943: “en política dejamos de llamarnos nacionalidades, porque no pretendemos convertir a Galicia en un Estado independiente, y de antemano hacemos uso de la autoderminación que a toda nacionalidad corresponde, para ofrecer nuestros derechos, todo cuanto sea necesario a favor de la unión de los españoles” (sic).

LA MARINA, LA SOLEDAD DEL OBELISCO Y LA FACHADA MARÍTIMA

El Obelisco, centro geográfico y metafísico de nuestra ciudad vive en solitario. Despojado de su lágrima a modo de isleta ya sufrió una crisis de crecimiento. Fue alzado unos pocos centímetros en tiempos del Alcalde Molina. Ahora debiera reparase su problema de altura, Despejado del bullicio de la zona por una discutida reforma de los Cantones, vive en soledad. Resulta paradójico que cuando el monumento se incorpora a la calzada, los viandantes huyen de lo que es una explanada de cemento y fría. Con el tráfico encorsetado, la Rúa Nueva se ha convertido en un incómodo cuello de botella, La Marina resiste cualquier comparación arquitectónica. El cristal, en grandes losas cuadriculado, de sus luminosas galerías, constituye el supremo elemento decorativo que resalta el carácter avanzado de la estética tradicional construcción coruñesa. Desde la Torre de Hércules hasta Oza, debiera solicitarse el “Patrimonio de la Humanidad de la Unesco, cuyos técnicos mostraron la sorpresa de que no se hubiera solicitado en la operación inicial y que debería completarse. En cuanto a la esperada fachada marítima, repetimos, que se respete la historia de la ciudad. Porque su conocimiento jerarquizará los problemas a resolver. En La Marina, por su proximidad a la Dársena y al Parrote, la brisa del Atlántico determina, como la ciudad, está hecha en una perspectiva del tiempo y mar.

ANÉCDOTA

Bielsa “el loco” como es conocido en el ámbito futbolero, ejerce sus funciones de técnico en Inglaterra. Messi, payador orgánico del Barcelona, se ha ido a Francia. Amnesia y cierto secarral argumentario resultaron difíciles de aceptar, es el protagonismo genético. En cierta ocasión, preguntaron a Gabriel García Márquez, que significaba el prestigio del vanidoso. “¿Un vanidoso? preguntó a su vez, con tono enfático, el Nobel de literatura. “Es un argentino que todos los suramericanos llevamos dentro”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.