¿Gratitud a ETA?. Si para que salgan los 200 presos hay que votar los presupuestos, los votaremos.

A lo visto y escuchado estos días, parecería que hay que agradecer su nacimiento. Diez años después siguen sin pedir perdón, sin dar datos para la resolución de asesinatos, sin decir que no volverán a repetir “Ongi etorris”, pero hay que aplaudirles porque dentro de diez años igual se mueven algún milímetro más.

El Correo ha sacado este titular que lo repito. Si nos sacáis a los presos, encarcelados por delitos juzgados, os votamos los presupuestos. Se mejor que nadie que la política es pacto pero decir esto cuando, incluso a mí me pusieron en el punto de mira, por ir a Madrid, es algo pestilente. Si lo hago yo está muy bien, si lo haces tú, está muy mal y trato de matarte. Eso ha sido. Y quieren encima que les aplaudamos. Yo no.

Pero hay gente que les aplaude. Puro buenismo sinsorgo. No sería así si fueran en serio. Pero no van en serio. Puro marketing y cuando lo criticas, te dicen que tienes celos. ¿De quién?.

Estos días se están produciendo hechos vergonzosos como los del PSOE que improvisan un acto en Gernika, solos, para tratar de vendernos la mentira de que fueron ellos los que lograron que ETA desapareciera. ETA estaba ya muerta cuando el IRA paró, el terrorismo islámico mataba en Europa, la calle estaba incendiada contra ellos, la colaboración policial era algo continuo, la infiltración manifiesta y vuelvo a repetir, las ganas de este mundo, que había sufrido persecución de comer jabugo y no mortadela caducada, en resumen de lo que puede ser una mejor vida, que es lo normal en gente normal. Y ellos no lo eran.

Urkullu tuvo el gesto este martes de saludar a Otegi en Radio Vitoria. Podía no haberlo hecho. Lo hizo. Otegi le respondió en la entrevista posterior con manifiesto desprecio.

Es verdad que Zapatero y Rubalcaba trataron de que acabara aquella sangría, pero curiosamente olvidan las conversaciones de Loiola que cuando salió la palabra Navarra, se acabaron. Hoy al parecer blanquean con entusiasmo la rueda de prensa de Otegi y Rodríguez en Aiete por puro interés olvidándose de todos los socialistas asesinados mientras Ramón Jauregui, uno de los grandes blufs de la política española, nos dice que no hay que investigar el Gal. Él era el Delegado del Gobierno.

Y ahí está la figura de Zapatero a quien Rajoy le llamó “bobo solemne”. Yo le diría algo más fuerte por su nefasto papel como asesor de Maduro en Venezuela. Allí no hay democracia y está blanqueando una satrapía. ¿Cómo voy a aplaudir a semejante colaborador de un sistema que ha logrado que siete millones de venezolanos hayan emigrado?.

Por eso me gustó la portavoz del gobierno  español  Isabel Rodríguez, cuando con contundencia y en dos platos y desde la rueda de prensa en La Moncloa  les pidió condenaran el terrorismo de ETA, abrieran la investigación a crímenes no resueltos y dijeran que se acabaron los recibimientos como apologías del terrorismo. Ese debería haber sido el discurso del PSOE. No lo fue. Hicieron el acto en Gernika, con todo derecho, pero con una carga insolidaria increíble. Ellos, solo ellos, cuando eso no fue ni el Pacto de Ajuria Enea, ni el Pacto de Madrid, y Patxi López se enteró yendo en tren en su viaje oficial en los Estados Unidos.

Nadie pone en duda que a los presos hay que acercarlos cárceles vascas. A todos, y que se trabaje la progresión de grados, es lo lógico pero a su vez, que no  esperen se les dé una condecoración, que parecería es lo que se busca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.