Una creciente desconfianza con el PSE. Por Iñaki Anasagasti

Decía Séneca que la política es complicidad sin amistad. Cada uno va a lo suyo. Es verdad, pero como en los matrimonios si una de las partes desea incursionar en otras relaciones, algo basado en la lealtad, se rompe. Es un axioma.

El eje PNV-PSE es y ha sido bueno para Euzkadi. No es un matrimonio por amor sino por conveniencia, por los hijos, es decir, por el país. Ha funcionado y funciona. Es el acuerdo programático de dos partido históricos que ante el enemigo común pactaron en 1936 el primer gobierno vasco y cuando el PNV se rompió en 1986, volvieron a pactar a pesar de que el PSE nunca se ha empleado a fondo en el cumplimiento del estatuto  de Gernika  y en tiempos de ETA y desde la propia Euskadi, con García Damborenea, Julen Elgorriaga y demás crearan o animaran al Gal. Hoy Eneko Andueza condena  el Gal y hasta Patxi López dice que el PSOE debe entonar un mea culpa. Bien.

Es cierto también que el PSE es un apéndice del PSOE con todo lo que esto significa, dato que no lo oculta. En 1939 hubo una crisis PNV-PSE a cuenta de la Obediencia Vasca. Escribí un libro sobre ello. Con esto quiero decir que cuando el PNV pacta con el PSE sabe con quien lo hace. Lo mismo el PSE y el balance es bueno para Euskadi.

Una nueva generación ha llegado al PSE y no parece que esa vieja relación, quizás por un complejo de protagonismo mal entendido, no por planteamientos de izquierda, la quieren ir poniendo en cuarentena. En lugar  de vender bien el trabajo de sus áreas de gobierno y en lugar de presionar en Madrid para lograr se cumpla todo el estatuto al parecer desean que siendo la tercera fuerza política Andueza pueda optar legítimamente a ser el próximo Lehendakari en un tripartito, que desde ya atisbo terminaría como el rosario de la aurora. Es legítimo y es posible  que un partido y un sociedad  se suicide.

Tras lo ocurrido en Aiete hemos visto a un PSE alabar a Sortu y organizar de prisa y corriendo un acto en Gernika en solitario. No vive Benegas para decirles que en temas de ETA la unidad, como lo fue el Pacto de Ajuria Enea, es lo fundamental. ¿Se acuerdan de aquella repetidísima frase de la unidad de los demócratas?. Pues eso se terminó el martes.

Hicieron un acto sin fuste y deslavazado mientras en Moncloa, la portavoz del Gobierno  le pedía a Otegi que pidiera perdón, se comprometiera a no organizar “ongi etorris” y ayudara a esclarecer los casi 200 asesinatos sin castigo a los culpables. Solo así se les creería. Quizás era ese el discurso que deberían haber repetido en Gernika pero parecía que no había que molestar a Sortu a pesar de la terrible historia de asesinatos a militantes del PSE y PSOE por parte de ETA y que Sortu sigue sin condenar. El ausente discurso de Gernika lo verbalizaban en  Moncloa quizás avisados  de la reunión de Otegi  en Eibar sin mascarilla y sin máscara hablando de Presos por Presupuestos. ¿Se  acuerdan lo que dijimos que aquella negociación sobre la reforma laboral eran una milonga?. Pues eso.

En el ayuntamiento  de Eibar, al parecer, desean ir abriendo camino pactando con Bildu una acción que Bildu, anteayer repudiaba. Y quieren que el PNV avale este despropósito para que Bildu pueda pactar más cómodamente con el PSE  y el PSE más cómodamente con Bildu. Como se dice vulgarmente hacer de p… y poner la cama.

En resumen. De todo este lío formado tras el décimo aniversario de la desaparición de ETA me queda la amarga impresión de una lamentable  actuación muy poco política del PSE que puede ir enajenando la necesaria  confianza, a tres años de unas elecciones, para ir poniendo a Euskadi a millón, y todo por juegos malabares de despacho. Quien juega con fuego siempre se quema y quien traiciona una relación basada en la confianza, se equivoca.

No veo  en poco tiempo a Eneko Andueza con apoyo de Bildu y Podemos en Ajuria Enea, aunque no es imposible, eso no obsta el que algunos infantilmente jueguen a eso y mucho menos a Otegi o a alguien de Bildu en Ajuria Enea con apoyo del PSE y Podemos, aunque todo es posible en la Viña del Señor. Y no significa esto que el PNV deba presidir el Gobierno Vasco siempre por mandato de Jaungoikoa. Ya vimos lo que ocurrió cuando, ilegalizada la IA, Patxi López fue Lehendakari con apoyo del PP de Basagoiti.

Quizás en el PSE digan que todas estas reflexiones carecen de sentido. Pues lo están haciendo muy mal ya que la impresión que ha calado es esa. Y, si no es así, ¿a qué está jugando el PSE?. ¿O son unos membrillos?.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.