La Audiencia justifica la puesta en libertad del último detenido por el crimen de Samuel Luiz en la inexistencia de riesgo de fuga o de alteración de pruebas

El tribunal indica que la policía le atribuye “una posición de apoyo a quienes materializaron la brutal agresión”, pero no de ataque a la víctima

La sección primera de la Audiencia Provincial de A Coruña ha notificado hoy el contenido completo del auto en el que ha decretado la puesta en libertad del último detenido por el crimen de Samuel Luiz (A.M.R.) al entender que no existe riesgo de fuga ni de alteración de pruebas. Además, el tribunal destaca que la policía le atribuye “una posición de apoyo a quienes materializaron la brutal agresión”, pero no determina “acto alguno de ataque sobre la víctima”. Por ello, le ha impuesto otras medidas “menos aflictivas” que la de prisión provisional, como son la obligación de comparecer cada semana y cuantas veces fuese llamado ante el juzgado que tramita la causa, así como la prohibición de abandonar el territorio nacional.

La Sala explica en el auto que su función se limita a decidir sobre la situación personal del investigado, ya que “el contenido y la suficiencia de los indicios racionales de criminalidad existentes” respecto a él deberán ser valorados en un posterior momento procesal. “De lo que se trata no es tanto de analizar la gravedad de los hechos objeto de instrucción, el futuro título de imputación o el comportamiento procesal previo del apelante, como de la necesidad y la proporcionalidad de la adopción de la medida de prisión provisional”, subrayan los magistrados.

De esta forma, indican que, si bien no tienen conocimiento “directo e inmediato” del desarrollo de las diligencias, “no se vislumbran nuevas vías de investigación, ni una futura extensión del objeto de la acusación, ni una posible ampliación del círculo de investigados”. Por todo ello, entienden que son “nulas” las posibilidades del apelante de frustrar “el normal impulso y concreción de la causa” mediante la alteración de las fuentes de prueba. Los jueces tampoco detectan riesgo de fuga, pues aseguran que “parece improbable que, tras varios meses sin ser involucrado en los hechos como partícipe, ahora opte por sustraerse a la acción de la justicia, tras haber gozado de plena libertad para hacerlo y ante una imputación todavía difusa”. Contra el auto no cabe presentar recurso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.