Indiferencia. Por Iñigo Landa Larrazabal

El obispo ése al que el Papa Rojo (el que hace contubernios comunistas con ministras comunistas del Gobierno socio-comunista que tenemos al sur de Europa, ha deportado de Gipuzkoa a Orihuela-Alicante) hizo una declaración sumamente interesante: «Estoy trabajando para interiorizar en mí la santa indiferencia«. Se apellida Munilla, y, cosas de la vida, es un retrógrado fascista. Sólo un santo varón puede hablar así. ¡Jo qué envidia!

Un tipo corriente como yo hubiera dicho de él “me suda la poll…lo que diga ese franquista,», pero un obispo chapado a la antigua, del Medievo o así, sabe expresarse sabiamente y sin brusquedades. Si a este pollo le pillo hace unos siglos y, en vez de apellidarme Landa me llego a apellidar Torquemada, le chamuscado sin la menor contemplación cristiana. Pero ojo, que haría lo que decía la su Iglesia, no la ETA, que no existía, ni Munilla vivía de ese, su interesado «relato», más fascista que cristiano.

Yo también tengo ganas de despertarme cada mañana y pasar absolutamente de todas las tonterías que se ve uno obligado a soportar cada día, pero la carne es débil y las tentaciones fuertes.

La última asquerosidad que me está sacando un poquito de mis casillas es el artificial enfrentamiento entre franquistas y catalanes respecto del “niño o niña de Canet”, cuyo derecho a la enseñanza en castellano se ha convertido, por obra y gracia de sus papás y del residual PP catalán, en un motivo más de crispación… En otro motivo de crispación. Por si los franquistas necesitaran tocar más las gónadas al personal no integrado en su banda. A lo tonto, están construyendo un Niño Santo, o Niña Santa, que no lo sé ni me importa un huevo (ni la yema del otro). Una Santa María Goretti revisited dispuesta a tirarse por la ventana si atentan contra su lengua patriótica.

¿Y, el artista llamado Fra-Casado le ha acabado de convencer? De entrada, al «tiria-güitos» parece que ha interiorizado que no le adelanten por la derecha ni su ex-compi de las Nuevas Generaciones del corrupto PP, ni la mismísima IDA (que anda rebotada porque los del aguilucho con forma de Gaviota Reidora de Madrid no tienen cena de compi-yoguis)

Pues nada… El desnortado Casado ha llegado a pedir (sin descojonarse de la risa) la aplicación del 155 y un despliegue militar en Catalunya. Y ha finalizado comparando este caso con la recomendación de consumir menos bollería industrial por el patoso ministro Garzón con “los dibujos en Euskera y otras chorradas”. Este sujeto que compra títulos y masters se atreve calificar al Euskera como chorrada.

Tampoco me atrevería a llevar a la práctica eso de que «dejad que los niños se acerquen a  mí» con ciertos purpurados anónimos, pero, mi santa indignación me ofuscaría y me llevaría a realizar una eutanasia urgente no solicitada a algunos de ellos.

Pero, volviendo al pequeño renacuajo de la charca inmunda de Génova (El «Menor de Los Alcántara«) de que, siguiendo los consejos de Monseñor Munilla, me limito a interiorizar mi santa ira sustituyéndola por una cristiana santa indiferencia porque, al fin y al cabo, los cretinos integrales deben dejarnos indiferentes. Pero es difícil de narices.

Lo que más me sorprende de esta campaña de Navidad «Marca España» es que el encargado de defender el «Español”, o sea el tránsfuga llamado Toni Cantó no ha dicho o no le han dejado decir ni mú. O está de vacaciones -como desde el minuto uno de su corrupto contrato a dedo- o le han quitado el trabajo (pero no el sueldo) y no se ha dado cuenta.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.