La Xunta flexibiliza el acceso de las víctimas de la violencia vicaria a las ayudas mensuales de hasta 800 euros tras ser reconocidas por ley víctimas de la violencia de género

Las víctimas de la violencia vicaria podrán acceder a las ayudas de pago mensual de hasta 800 euros que concede la Xunta a las víctimas de la violencia de género con mayor facilidad, al eliminar la Xunta los límites temporales de acreditación de su condición de víctimas o de cese de la convivencia con el agresor.
El Diario Oficial de Galicia ha publicado una modificación de las bases reguladoras, que deriva del cambio legislativo aprobado en el mes de junio por el que se considera a las víctimas de la violencia vicaria, víctimas de violencia de género. Este reconocimiento tiene efectos retroactivos, por lo que la Xunta decidió eliminar siempre y cuando para optar la estos pagos mensuales, la convivencia de estas mujeres con el agresor tenía que haber cesado en los doce meses anteriores a solicitar la ayuda. También se retira el límite temporal de 12 meses transcurridos desde la emisión del documento acreditativo de la condición de víctimas.
La Xunta ha aprobado la consignación de más de 5 millones de euros (5.050.000€) de fondos autonómicos -cifra ampliable en función de las necesidades- para hacer frente durante 2022 y 2023 a estos pagos periódicos. Galicia es la única comunidad que ofrece estos apoyos, que se pueden solicitar en cualquier momento del año.
Además de las víctimas de la violencia vicaria, que desde el año 2019 ya podían acceder a estas ayudas, la línea tiene como potenciales beneficiarias a las mujeres víctimas de violencia de género y a las víctimas de trata de seres humanos con fines de explotación sexual.
La Xunta quiere garantizar que todas estas mujeres cuenten con unas condiciones suficientes de independencia económica respecto del agresor y, en el caso de las víctimas de trata con el fin de explotación sexual, de la persona que mantuviese sobre ellas una relación de dominación.

De 200 a 800 euros

La ayuda consiste en un pago mensual destinado directamente a la beneficiaria, de carácter periódico, hasta el máximo de 12 mensualidades. Esta cantidad va de los 200 euros a los 800 euros mensuales, en función de los ingresos de la mujer, de los hijos o hijas menores (o menores en acogida) que tenga a su cargo y de circunstancias como la discapacidad.
Entre 2009 y 2021 el Gobierno autonómico destinó casi 40 millones de euros para el mantenimiento de estos pagos mensuales, triplicándose la cuantía destinada a este fin (se pasó de 1,4 millones del programa 2009-2010 a más de cinco de la convocatoria 2022-2023). En los últimos once años resultaron beneficiarias más de 5.000 mujeres.
Las ayudas periódicas constituyen una de las medidas principales con la que la Xunta dispensa apoyo económico a las víctimas de la violencia de género, para las que se disponen además otras tres líneas de apoyo importantes como son las de pago único -dirigidas a las mujeres con dificultades en la busca de empleo-; las de indemnización -que garantizan que perciban las cuantías que les corresponden por resolución judicial-; y las destinadas de manera específica a mujeres gravemente heridas y huérfanos/as de las asesinadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.