Los rastreadores militares vuelven a las comunidades por Navidad

Estos servidores públicos que necesitan las comunidades autónomas son los peor retribuidos de la Administración General del Estado y los que tienen un mayor nivel de temporalidad, en su mayoría militares de la escala de tropa y marinería.

«Los rastreadores militares vuelven a las comunidades por Navidad», así se podía leer en una información aparecida recientemente en un medio digital, donde informaba que las comunidades estaban haciendo acopio de rastreadores militares para hacer frente al aumento de contagios esta Navidad. Actualmente, continuaba informando, «los efectivos de las Fuerzas Armadas trabajaban localizando contactos estrechos de contagiados en Andalucía, Aragón, Asturias, Baleares, Canarias, Cantabria, Castilla y León, Cataluña -donde solo se encargan del seguimiento de los viajeros que llegan por los aeropuertos-, Extremadura, Galicia, La Rioja, Navarra y Valencia y desde este jueves, también en la Comunidad de Madrid».

A estos rastreadores que ya están realizando sus funciones, se les irán sumando aquellos que vayan solicitando adicionalmente las autonomías, como los 60 militares de incremento solicitados por Castilla-León el día 21, con objeto de reforzar la red de trazabilidad y seguimiento del COVID. Asimismo, en el día de ayer, el propio jefe del Ejecutivo ha propuesto reforzar los dispositivos de vacunación con equipos de las Fuerzas Armadas, así como poner a su disposición hospitales de la Red Sanitaria Militar.

Ningún problema tiene esta Asociación en que los militares, servidores públicos al servicio de sus conciudadanos y de la nación, realicen estas misiones si están debidamente preparados y formados; pero, indudablemente, no se puede dejar de ignorar que estos servidores públicos que reclaman las autonomías son los peor retribuidos de la Administración General del Estado y los que tienen un mayor nivel de temporalidad entre quienes van a realizar este tipo de labores, en su mayoría militares de la escala de tropa y marinería.

Una vez más, la Asociación de Tropa y Marinería Española «ATME», se ha visto en la obligación de dirigirse al Ministerio de Defensa para realizar una serie de preguntas, con objeto de informarse sobre sus retribuciones y, para requerir, si las comunidades autónomas desembolsan alguna cantidad por sus servicios.

1.    ¿Qué número de rastreadores pertenecen a la Escala de Tropa y Marinería?

2.    ¿Cuánto van a percibir los rastreadores militares por hacer este tipo de funciones?

3.    Estos rastreadores no van a poder realizar los servicios y funciones estrictamente militares que deberían desarrollar en sus unidades, por lo cual, estas, deberán ser asumidas por sus compañeros ¿Recibirán algún tipo de retribución por esta sobrecarga de trabajo?

4.    El ahorro que van a tener las comunidades autónomas por no tener que contratar ni formar nuevo personal ¿se va a derivar al ministerio de Defensa para que retribuya y compense a los rastreadores militares y al personal que deba hacerse cargo de sus servicios y funciones militares?

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.