Por Fin!! Por Iñaki Anasagasti

El Consejo de Gobierno de la Diputación Foral de Gipuzkoa ha aprobado este miércoles la enajenación gratuita a favor del Ayuntamiento de San Sebastián de la obra de arte «Escultura en bronce de don Jesús María Leizaola», ideada por el artista Xebas Larrañaga Odriozola y encargada en 2007  por el Diputado General de Gipuzkoa, Joxe Joan Gonzalez de Txabarri.

La obra dedicada al que fuera lehendakari, que actualmente se encuentra en el Patio de Honor del Palacio Foral, se ubicará en adelante en la plaza de Euzkadi de la capital guipuzcoana.

La portavoz de la Diputación Foral, Eider Mendoza, ha destacado que la aprobación de la cesión de la escultura «coincide con el 42 aniversario del regreso del exilio lehendakari Leizaola». Según ha detallado, la escultura consiste en «la figura en bronce que representa a Jesús María Leizaola, de cuerpo entero, vestido con traje y gabardina y con el sombrero en la mano izquierda, todo ello sobre una peana cuadrada del mismo material».

La responsable foral ha explicado que la institución adquirió en 2007 la citada obra del artista Xebas Larrañaga Odriozola, valorada en 90.000 euros. Si bien el destino de dicha escultura era su ubicación en San Sebastián, pero por diversos motivos, hasta el momento se encuentra expuesta en el Patio de Honor del Palacio Foral, espacio «dedicado al recuerdo de las grandes personalidades de la historia de Gipuzkoa».

Ahora, «una vez superadas las circunstancias que determinaban tal ubicación provisional», Mendoza ha apuntado que «procede dar cumplimiento a la finalidad con la que se adquirió dicha obra de arte, de modo que se ubique en un espacio abierto de su ciudad natal».

Es verdad  lo dicho por Mendoza pero a esa información le faltan algunos datos. Gonzalez de Txabarri ofreció dicha escultura al entonces alcalde de Donostia, Odon Elorza y este ni contestó a dicha oferta. Ya sabemos de la buena educación del hoy diputado, por lo que quedó en la Diputación al no repetir mandato Txabarri. Posteriormente han sido Diputados Generales Martin Garitano y Markel Olano a los que, tras varias peticiones, la última del ex alcalde Albistur al alcalde Goia, por fin la escultura saldrá de la Diputación y se  ubicará en el exterior, como  está la de Agirre en Bilbao, donde siempre tuvo que estar.

En su día, tanto con Agirre como con Leizaola, hubo un breve debate. Algunos querían ver un  Agirre, Lehendakari con 32 años en la plenitud de su acción política y no posterior lo mismo Leizaola, escultura de un anciano jubilado. Pero en fin, sobre gustos y colores no han escrito los autores. Lo importante es que estén en la calle como la gran referencia que fueron, y como  es costumbre  en Europa donde se rinde homenaje público a sus personas esclarecidas. En Bilbao no estaría nada mal se le dedicara asimismo una escultura a Leizaola, que tiene calle, por haber sido Lehendakari, crear la Universidad Vasca y lograr que Bilbao no fuera destruida como algunos querían. Personalmente se lo pedí al alcalde Azkuna en su despacho, pero ya enfermo, me contestó «esa estatua que la inaugure el siguiente». Azkuna, alcalde de cultura europea era partidario de reconocer a personalidades públicas su entrega a la sociedad.

Jesús María de  Leizaola nació el 7 de septiembre de 1896 en San Sebastián, y fue una figura  muy  relevante  tanto en época republicana, secretario general de la Diputación gipuzkoana,  como cuando fue diputado  por Gipuzkoa en las Cortes Republicanas representando al PNV, además de un intelectual, investigador y escritor  de reconocido prestigio.

El 7 de octubre de 1936 fue designado Consejero de Justicia y Cultura del primer Gobierno Vasco presidido por Agirre, creando la Universidad Vasca como primer acto de Gobierno.

Entre 1936 y 1946 fue consejero de Justicia y Cultura del Gobierno de Euzkadi que lideraba José Antonio Aguirre y, posteriormente, entre 1946 y 1952, pasó a gestionar la Consejería de Hacienda y Justicia. Entre 1952 accedió al cargo de vicelehendakari y, en 1960, al fallecer Aguirre, asumió la responsabilidad de ser lehendakari jurando su cargo en el cementerio de Donibane Lohizune ante el féretro del primer Lehendakari.

Una vez muerto Franco, se mantuvo en el exilio hasta la aprobación del nuevo Estatuto de Autonomía de Euzkadi, y solo regresó una vez éste entró en vigor, el 15 de diciembre de 1979. Fue recibido en el aeropuerto de Sondika, al regresar en un avión fletado al respecto, y en un estadio San Mamés repleto hasta los topes. Dos días después, cedió en Gernika su representación simbólica al presidente del Consejo General Vasco (precursor del Gobierno Vasco), Carlos Garaikoetxea, disolviendo de facto el Gobierno Vasco en el exilio.

Tras aquello vivió en Donostia con  una  de sus seis hijas recorriendo todos los rincones del país y asistiendo a todos los actos públicos a los que se le invitaba. En 1980 fue elegido parlamentario por Bizkaia en el primer Parlamento Vasco de la historia.

Figura muy querida y solicitada a la que se le denominaba cariñosamente  «lehendakari zarra» falleció el 16 de marzo de 1989 a los 93 años. Fue velado en el salón principal de la Diputación de Gipuzkoa y llevado su féretro al cementerio en cortejo público. Catorce años después de ser esculpida  la estatua de Leizaola  se instala en la calle  como él siempre quiso estar con la gente, y ojalá sea mirando al mar.

En diciembre  de 2019 al cumplirse  cuarenta años del regreso de Leizaola tuvo lugar en la Casa de Juntas de Gernika, organizada por Gogora, un acto  en homenaje a los gobiernos presididos por los Lehendakaris Agirre y Leizaola.

Tras la intervención de Amaia Agirre, nieta del Lehendakari y alcaldesa de Getxo  intervino Xabier Bindel Leizaola, hijo de Estibaliz Leizaola, por encargo de los  familiares del Lehendakari Leizaola  allí presentes  en número de 26. Bindel es un joven ejecutivo de JP Morgan, siendo coordinador de  Banca de Inversiones  en Tecnología en Europa, Oriente Medio y África. Su intervención la reseñé en mi blog pues fue muy interesante (La Intervención del Nieto de Leizaola). Ojalá cuando se coloque la estatua en la Plaza Euzkadi se acuerden de la familia y del Diputado General que encargó dicho trabajo. Si no se acuerdan de Odón Elorza, mucho mejor. Es el gran responsable de que esa estatua haya estado en una sala catorce años. Socialistas sensibles los hay y de mayor categoría.

Buena noticia para Donostia y para el imaginario colectivo de una sociedad democrática.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.