Repulsa hacia las manifestaciones realizadas por la presidenta de la Comunidad de Madrid sobre la Atención Primaria

La Sociedad Madrileña de Médicos Generales y de Familia (SEMG Madrid) quiere expresar, mediante el presente comunicado, su más enérgica repulsa hacia las manifestaciones públicas realizadas ayer por la presidenta de la Comunidad de Madrid. La actitud mostrada por Isabel Díaz Ayuso es absolutamente incalificable y, sin duda, contribuirá a incrementar el hartazgo y la desmotivación que cunde entre los profesionales de la Atención Primaria madrileña.

Hace muchos años que la asignación presupuestaria de la Atención Primaria de Madrid es claramente insuficiente; hace años que las plantillas de profesionales están infradotadas y también hace años que progresivamente crece el número de vacantes en dichas plantillas como consecuencia de las pésimas condiciones de trabajo en comparación con las que se ofrecen en otros lugares; hace mucho que las organizaciones profesionales y sindicales vienen alertando de la preocupante escasez de profesionales sanitarios que se iba a producir y de la que ya somos testigos. Sin embargo, los responsables de la Consejería de Sanidad no han asumido en todo este tiempo las obligaciones que en este asunto solo a ellos correspondía.

La actual pandemia ha disparado el consumo de recursos sanitarios por razones que no es necesario explicar. En este tiempo en los centros de salud hemos recibido instrucciones y presiones de todo tipo por parte de nuestros gestores directos para contener lo que es imposible contener: el crecimiento del gasto sanitario en las presentes circunstancias. Sin embargo, la Consejería de Sanidad culpabiliza a los profesionales de los resultados de una mala gestión de recursos que solo a ella corresponde.

Las decisiones políticas tomadas en las sucesivas olas pandémicas y, especialmente en la presente, no han tomado en consideración las recomendaciones de salud pública universalmente reconocidas. Esto ha originado la saturación permanente y hasta niveles insospechados del sistema sanitario en general y de la Atención Primaria en particular, que debe hacer frente desde hace meses a una sobrecarga asistencial desconocida hasta ahora, con carencias de personal que solo llegan a paliarse parcialmente por medio de doblaje de turnos. Sin embargo, el Gobierno de la Comunidad de Madrid continúa con su estrategia de gestión populista de la pandemia mientras achaca la mala evolución de la misma a una supuesta actuación deficiente de los profesionales.

No es la primera vez que las manifestaciones de la presidenta de la Comunidad de Madrid suponen una falta de respeto hacia los profesionales sanitarios e inducen a pensar que desconoce lo más elemental de la organización de la Atención Primaria madrileña y de la labor que se realiza en los centros de salud. Tan preocupante resultaría que dicho desconocimiento fuera verídico o fingido y con fines exclusivamente partidistas.

Como gestora suprema de la sanidad madrileña es su obligación solventar con la máxima diligencia todas sus disfunciones, y eso implica actuar de forma implacable sobre las ineficiencias de los profesionales de las que tenga conocimiento, pero también remediar inmediatamente, y con la misma contundencia, las carencias crónicas en cuanto a recursos personales y materiales que las consecuencias de la pandemia ha hecho completamente insoportables. Manifestaciones como las suyas solo pretenden desviar la atención del verdadero origen del problema y además incitan a la población a dirigir hacia los centros de salud las muestras de su insatisfacción, las cuales, como sufrimos cotidianamente, no siempre son ni justificables, ni mesuradas, ni pacíficas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.