Trámites y gastos en la gestión de herencias

La muerte de un familiar cercano nunca es agradable. Tampoco lo es el lidiar con todas las gestiones necesarias para poner en orden la nueva situación con la administración. Incluso los trámites para gestionar la herencia pueden convertirse en un peso de más en pleno proceso de luto.

Por ese motivo, no son pocas las familias que acaban solicitando la ayuda de servicios profesionales que hagan estas tareas más llevaderas. Las gestiones administrativas suelen estar cubiertas si el difunto tenía suscrito un seguro de decesos, pero, en caso de no ser así, cualquier gestoría puede resolver este incómodo proceso.

Pero si hablamos de la gestión de la herencia, no es tan fácil, sobre todo cuando son muchas las personas beneficiadas en el testamento o si este no está adecuadamente redactado. Ahí es cuando se agradece tener a mano una buena consultoría de herencias y patrimonio, que será la persona que se encargue de todo el proceso del reparto de bienes y de la gestión del pago de los impuestos asociados, entre otras tareas.

¿Qué gastos implica una herencia?

Como seguro que ya sabes, heredar tiene unos gastos asociados. ¿De cuanto estamos hablando?  Pues dependerá de diversas variables como:

  • El valor del caudal hereditario
  • La existencia de un testamento o documentos adicionales
  • La complejidad del caso, los trámites a realizar y otros datos que pueden afectar el presupuesto inicial del proceso.

Así pues, se puede hablar de importes que varían entre los 2.000 de los casos más básico y los 15.000 euros en situaciones más complejas, con un gasto medio situado entre 6.000 y 8.000 euros.

El principal gasto existente suele ser el Impuesto de Sucesiones y Donaciones, que debe pagarse dentro de los seis meses desde que se empieza a realizar la tramitación de una herencia. A este respecto, es importante averiguar las posibles exenciones y beneficios que se pueden aplicar de acuerdo con el grado de parentesco entre el fallecido y los herederos y otros factores como la Comunidad Autónoma de residencia.

La Plusvalía Municipal o Impuesto sobre el Incremento de Valor de Terrenos de Naturaleza Urbana (IIVTNU) también debe pagarse cuando la herencia incluye inmuebles de naturaleza urbana.

Herencias sin testamento

La ayuda de un gestor de herencias es especialmente valiosa cuando, tras un fallecimiento, los familiares conocen la noticia de que este no dejó testamento registrado. Esto implica un proceso farragoso que suele traer más de un quebradero de cabeza si los herederos tratan de gestionarlo por su cuenta.

Visitas al registro civil, solicitud de certificados, declaración de herederos y actas notariales, escrituras de aceptación y partición de herencias, etc… y, sobre todo, mucho tiempo dedicado a cada una de estas gestiones.

Precisamente en estos casos es cuando el 90% de los herederos consideran más que justificado el dinero dedicado a un profesional, evitando de esta manera perder más tiempo del necesario estrictamente para poder recibir la herencia que legítimamente les corresponde.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.