ATME denuncia que están desahuciando a militares de tropa de sus alojamientos en las unidades

Este mes de enero ha comenzado como finalizó al año pasado, con una tensión creciente entre las asociaciones militares que abandonaron el Consejo de Personal de las Fuerzas Armadas (COPERFAS) que reivindicaban una justa y merecida actualización salarial de las Fuerzas Armadas, entre ellas ATME, y el ministerio de Defensa, cuya cabeza visible, la ministra Margarita Robles, manifestaba que no había oído a ningún militar pedirle una subida de sus retribuciones. Esto, ha creado todavía más tensión, sobre todo al saberse que la nueva medida unilateral ministerial pasa por elevar el Complemento de Dedicación Especial (CDE), lo cual repercutirá nuevamente de manera muy positiva en Cuarteles Generales, unidades del Órgano Central y cuadros de mando, dejando como siempre a los militares de Tropa y Marinería, que son el grueso de las unidades operativas, a merced de unos CDE que no llegan a todos sus componentes y son asignados a criterios de los jefes de unidad.

 Justo, en estos momentos, entra en vigor la Instrucción Técnica 17/11 del Ejército de Tierra, donde se establece la limitación de tiempo máximo de permanencia en los alojamientos de tropa a seis años, cuando exista personal en lista de espera. Sobre esta medida, que ATME ya informó que llevaría a una precarización todavía mayor de la situación de los soldados que se alojan en las unidades, al tener que alquilar habitaciones que, como en Madrid, pueden rondar entre los 300 y 400 €. Muchos de ellos, pagando alquileres o hipotecas en las ciudades donde radican sus núcleos familiares, se verán abocados a pedir destino en otras ciudades, aún a costa de alejarse todavía más de sus familias.

La tropa temporal, con salarios mileuristas, se encuentran con la incertidumbre de donde podrán alojarse.

Estos alojamientos no son habitaciones individuales con baño, como se podría encontrar en un hotel o residencia, sino habitaciones compartidas, en muchos casos entre 3, 4 o 5 personas, donde tienen un armario, una cama y una mesa, pero que les permite vivir entre semana para ir el fin de semana con sus familias. También se debe recordar que la tropa temporal no puede hacer uso de otro tipo de alojamientos, como pudieran ser las residencias logísticas.

Ante la demanda de solicitudes de alojamientos en algunas unidades, los mandos de personal de los ejércitos, especialmente el del Ejército de Tierra, y el ministerio de Defensa no se han parado a pensar que podía ser debido a la subida de los precios y la imposibilidad de pagar un alquiler o comprar un piso con el sueldo de un soldado. En lugar de buscar soluciones, como la creación de nuevos alojamientos logísticos, se ha optado por el desahucio de los usuarios con más antigüedad.

La Escala de Tropa y Marinería se han convertido en servidores públicos «low cost».

Los responsables del ministerio de Defensa no se cansan de alabar el trabajo de los militares en cuanto se tiene la mínima oportunidad; pero esto esconde a unos servidores públicos «low cost», mal retribuidos y con unas horas fuera de la jornada laboral no pagadas.

Desde la Asociación de Tropa y Marinería Española «ATME» no se puede más que manifestar la indignación que produce estas actuaciones.

Los militares continuaran acudiendo donde se les demande, pero exigen que se acabe con los halagos y buenas palabras y si pase a dar soluciones a sus problemas reales que afectan, también, a sus familias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.