DESDE LOS CANTONES. El AVE a Madrid desde La Coruña con escalas en Santiago y Ourense. Por Celso Ferreiro Cobas

Un libro esclarecedor: “Esta España nuestra” de Inocencio F. Arias

——-

La “homilía” municipal de Fin de Año parece que no tuvo lugar por razones sanitarias (la pandemia nos azota), amén que calificar un agasajo como “homilía” atenta contra la lendrera clerical o, tal vez, con la separación establecida entre Iglesia y Estado. Alguien nos ha susurrado, que pueden aplazarse hasta los Carnavales, como no permitir ceder la Banda Municipal para cualquier celebración cívico-religiosa de escaso rango, como la Función del Voto. Tampoco nuestro Ayuntamiento no ha sido capaz de poner fin a la delincuencia ciudadana: los Mallos y la zona nocturna del Orzán, son dos focos que deben ser eliminados.

OTRO SI DIGO

Si un viajero coruñés desea utilizar el AVE para llegar a primera hora a Madrid, ha de tomar un tren en la Estación de La Coruña a las 5:10 horas, hacer escalas en Santiago y  Ourense y, después, en el AVE propiamente dicho, continuar viaje. ¿Se habrán enterado los gobernantes municipales?

DE LA Barbería A LA Peluquería

Hace pocos años, hubo en La Coruña un curso de “Peluqueros millonarios”, en el que se dieron a conocer nuevas fórmulas para seducir a la clientela masculina, actualmente, equiparable a la coquetería femenina. Hoy la barbería que ha dado paso a la peluquería; cuenta hilo musical y, sus grandes ventanales rinden servicio a la privacidad. El IVA, que abruma a los peluqueros, resulta un impuesto voraz que, en ocasiones, obliga a clausurar las actividades de tantos profesionales. Al pie del Teatro de la Ópera de La Coruña, acaba de cerrar la única barbería que “operaba” en la zona. Los clientes han tenido que refugiarse en la peluquería de la Sra. María Freire, profesional, que nada tiene que envidiar a los más reconocidos “fígaros” y, en el diálogo, con sus clientes destaca su sobriedad. Como es sabido, el sillón del peluquero es como el diván del psicoanalista en el que solemos descargar adrenalina y establecen nexos de amistad. El tintineo de las tijeras puede adormecer al cliente, mucho más si son grácilmente manejadas por féminas. Operativamente, en el ambiente socio-político, existe una relación directa entre el Partido Popular, que debiera dar sus frutos. Unos atusan el pelo y otros nos lo toman, son los que utilizan las tijeras para sus recortes. Además, los “fígaros” y los del PP son de derechas, o ¿alguien conoce algún peluquero profesionalmente zurdo?

Foto. La Razón

UN LIBRO ESCLARECEDOR

A la altura de los tiempos, en los que los hombres ya son lo que quisieran ser, Inocencio F. Arias, en los sucesivo “Chencho Arias, con una de las carreras profesionales, más completas en la actividad diplomática, ha transparentado sus ideas estimulantes y bien articuladas en su reciente libro “Esta España nuestra” fruto de su conocimiento directo y contrastado de los principales acontecimientos de nuestra historia moderna. Lo hace con la amenidad y solvencia de los diplomáticos y sus consolidadas convicciones, codificadas, mediante la más tradicional de las escolásticas. Chencho Arias, insistimos, ha sido testigo directo, cuando no protagonista, y lo cuenta con ese garbo intelectual, que pocos políticos saben ejercer. Su formación le permite, además, referirse con propiedad a “lo divino y lo humano” porque su amplio espectro de inquietudes da mucho de sí. En “Esta España nuestra” que evoca en el prólogo a la famosa cantante “Cecilia” (Evangelina Robredo), muerta trágicamente en accidente de tráfico, describe, en sus páginas, una de las crónicas más rigurosas de nuestra historia, algunas vividas como testigo excepcional. Por sus agudas observaciones y los perfiles de figuras señaladas de la política, el volumen resulta una mezcla de ensayo, periodismo y “theatre verité”. El subtítulo de portada “Mentiras, la nueva Guerra fría y el tahúr de la Moncloa”, se explaya en diecinueve capítulos entre los que destacan “La imagen de España y la Quinta columna”, “Sánchez y Trump: dos mentirosos gemelos”, “La Memoria Histórica…bastante tendenciosa”, “ Y la República ganó la Guerra Civil”,  “Podemos y la ley del embudo”, “¿Sigue España siendo católica?, “¿Quién perdió Cataluña?”, “El Sáhara planea sobre Ceuta”, “El protocolo y sus peligros”, “Los toros ante su acoso y derribo”, “El cine con buena salud”, “Nuestro Rey Felipe, que Dios guarde”, etc. Tampoco falta un análisis político sobre la pandemia que nos asola y, rememora su cargo de presidente del Comité Mundial contra el terrorismo”, critica la decisión de Sánchez de haber indultado enseguida a los “golpistas” del “Procés” catalán. Y escribe “Y el día de mañana, parafraseando a Bécquer, habrá que resumir” ¿Y tú me lo preguntas, Pedro Sánchez? La quinta columna eres “tu”. Como embajador de España en la ONU, donde se concentra la pátina diplomática mundial, Chencho Arias dejó en evidencia que, su talento y habilidad, no suele vagar por las nubes de la pedantería y la distancia. La ONU permite contemplar el viento de la política y la doble opción del porvenir cuando no ha sucedido y calibrar una información si es falsa o cuando la historia se equivoca. Chenchu, ex director general del Real Madrid, políglota, puede pensar en cualquier idioma porque sabe conceder la libertad del discurso a la coerción de la gramática. Ajeno a toda solemnidad, traslucido como un soñador, lleva su pajarita siempre a punto entre el patio y la calle.

El libro será presentado próximamente en Vigo y La Coruña

ANÉCDOTAS

Entre la lexicografía que recoge en su libro Inocencio F. Arias, relativas a la actualidad política, destacamos:

ABALABA.- Da lugar a la expresión “mientes más que Abalos en Barajas”

-HACER UNA SELCY.– Sinónimo de introducir un volumen considerable de cosas en un lugar en el que resulta improcedente e ilegal, que sean admitidos.

LLEDONERS.- Hacer un “lledoners” es conseguir un momio de alguna situación embarazosa. Es una discriminación positiva, convertir un centro de reclusión en un parador nacional.

PLUS ULTRA.- (lograr, conseguir). Hacer un “plus ultra” significa conseguir una prebenda exorbitante, inesperada, por razones misteriosas, impensadas, estratégicas, laborales o sentimentales.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.