DESDE LOS CANTONES Seguridad ciudadana, Alvedro y sus controladores “in situ”, preocupaciones de los coruñeses. Por Celso Ferreiro Cobas

Hace falta un taumaturgo para resolver las desventuras municipales.

———

Concordancias del ideario “podemita” con el punto doce de veintisiete de los fijados por José A. Primo de Rivera.

——–

Podemos y PSOE (Coruñés) son antagónicas e irreconciliables en cualquier gobierno y les resulta imposible pasar del activismo a la gobernanza como acreditan los pulsos que llevan manteniendo en el último trienio. Sánchez novicio, en cargos de tan alta responsabilidad, evidencia que ha sido demasiado premio el recibido con tanta audacia. La publicidad, que el gobierno socialista ha aumentado en un treinta y dos  por ciento, debe haber influido a la hora de votar porque el pueblo también suele equivocarse ante las urnas. El conflicto que tiene por escenario Ucrania ha llevado al PSOE a pasar, sin rubor, de “No a la guerra” a integrarse, con armas y bagaje en el ejército de la OTAN, en el contencioso de la UE con Rusia. Los reiterados pulsos de Podemos, con el gobierno de Sánchez, se han consagrado como un desbarajuste político, que preocupa a la ciudadanía expectante ante el clima de beligerancia internacional. En el ámbito local, la crónica sigue abastecida por la inseguridad ciudadana, sin que nadie ponga orden. La sorprendente noticia de “Vueling” levanta el “vuelo” de Alvedro y que se prescinde de su servicio de controladores, cuya tarea se ejercerá desde Peinador (Vigo) ha alterado al personal. Las noticias no pueden ser más desalentadoras cuando no se vislumbra ningún taumaturgo en el equipo gobernante municipal para enderezar tantas desventuras.

LA FIEBRE DEL FÚTBOL SE TOMA UN DESCANSO

La fiebre del fútbol se toma un descanso, deporte que más que un juego es una especie de idioma internacional, “una suerte de fe sin teología”, según el escritor norteamericano Robert Coover. El fútbol es el deporte con más capacidad para generar estados de ánimo y una dimensión de lejanía y exotismo, eminentemente literarios. En Brasil suscita una especie de nacionalismo patriótico, Argentina tiende a psicoanalizarse a través del fútbol aunque hacen falta “motivadores” futbolísticos. Tino Fernández, en su paso por la directiva del R.C. Deportivo, quiso incorporar a su “staff” a Fran. No parecía el indicado y lo confirmamos por su timidez. Se movía en el campo con inteligencia igual que lo hacía ante los sesenta y cuatro escaques en un tablero de ajedrez. Lo hemos visto recientemente, acompañando a la Alcaldesa en la Feria de Fitur, rebosaban alegría a “raudales”. El Barcelona trajo como “motivador” a Alves, Reina “eterno suplente” de Casillas era muy estimado en el vestuario de la Selección Española, tanto con tanta gracia, como Joaquín en el Betis. Para nosotros, el mayor “motivador” en nuestros estadios es Simeone del Atlético de Madrid. Superó con sus carrerillas, por la “zona técnica”, al sobrio Fernando Vázquez en su efímero paso por el Deportivo. Simeone “motiva” a la hinchada, la invita al jolgorio cuando no al alboroto y termina por convertirse en “el jefe” de la claque del Wanda Metropolitano.

ANDRÉS MONTES; INOLVIDABLE LOCUTOR

Los alemanes en el ámbito futbolístico son capaces de hacer de sus espectáculos futbolísticos un clima confortable de fiesta esférica. Decía el “loco” Gatti, “el fútbol se juega como se vive”. En España hay una confusión interesada entre política y cultura con la guinda de Manolo el del bombo. Así, como en televisión, nos acordamos de José Ángel de la Casa en la narración de las emisiones deportivas, no nos olvidamos de Andrés Montes (+) de rostro simpático y su pajarita de locutor de boxeo, que articulaba las neuronas de la sencillez hasta cribar la solemnidad del relato tradicional. “¡Es un innovador, Salinas”! Divertido, chacutero, churrullero, incluso, Montes nos hablaba del “Paseo Marítimo de la Castellana”, de las pescadoras de la Plaza de Lugo, de los churros de Bonilla, expresaba su fascinación por la melancolía, hablaba como un trotamundos sin ataduras; el fútbol no debe perder su característica tradicional de deporte de juego. Los americanos, fieles a su adagio: “quien se mueve con más juguetes gana”. La FIFA, lo hace con cierta soltura en los “balones de oro”. Los postulantes suelen concurrir vestidos de negro, como los humoristas catalanes.

PABLO IGLESIAS A SU BOLA

Desde que Pablo Iglesias se cortó la coleta y se alejó del oropel de la Vicepresidencia del Gobierno, ha vuelto donde solía y parece sentirse más cómodo con la libertad de “activar” su populismo y su prosapia combativa. Recordamos como repetía su ideario en las intervenciones públicas y en las redes sociales. “La riqueza tiene como primer destino mejorar la vida de cuantos integran el pueblo. No es tolerable que unos vivan miserablemente mientras unos cuantos disfrutan de todos los lujos”. Sucede que el ideario expuesto, como propio, concuerda con el punto número doce de los veintisiete que estableció José Antonio Primo de Rivera como fundador de la falange. O sea, lo mismo pero con voces marxistas un “leninismo amable”, es decir, voces que se burlan de los curas, pero no de los mulás.

ANÉCDOTA

La actual ministra de Justicia Doña Pilar Llop iba para presidenta del Senado pero a última hora, pasó a ocupar la titularidad de Justicia, que lleva aparejada la Notaría Mayor del Reino. Jueza de profesión, quiso justificar su independencia y se olvidó del precepto filosófico “pensar y hacerse preguntas antes de lo que se va a decir”. “Se confiesa socialista, no inscrita. De momento- dijo- estoy preservando la independencia, porque vengo de la carrera judicial, pero me he presentado en la lista del PSOE porque soy “socialista y feminista” (sic). En los tiempos actuales hay que sintonizar con el ciudadano que exige la “transparencia”, que deben ofrecer las Televisiones oficiales y orgánicas afines, que confunden el poder de la televisión con la televisión del poder.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.