Una prueba simple y de bajo coste permitiría detectar casos de EPOC en países de ingresos medios y bajos

Un 90% de las muertes relacionadas con la EPOC se produce en estos países, en los que este grupo de afecciones pulmonares están infradiagnosticadas

La carga global de la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), un grupo de afecciones pulmonares comunes que afectan a más de 300 millones de personas en todo el mundo, podría reducirse significativamente con una simple evaluación de la salud, según apunta un estudio internacional a gran escala dirigido por investigadores del University College London.

La EPOC incluye enfermedades pulmonares graves, como el enfisema o la bronquitis crónica, y es la tercera causa de morbilidad en el mundo con más de tres millones de muertes al año. La mayor carga se encuentra en los países de ingresos medios y bajos, que representan alrededor del 90 por ciento de las muertes relacionadas con la EPOC. A nivel mundial, la EPOC también ha sido un factor de riesgo importante asociado con la progresión del COVID-19.

En los países de altos ingresos, la EPOC está generalmente causada por fumar tabaco y se diagnostica usando un espirómetro: una persona sopla en un dispositivo que mide cuánto aire puede exhalar. El diagnóstico es sencillo y los síntomas pueden tratarse con eficacia.

Sin embargo, en los países de ingresos medios y bajos, la causa principal de la EPOC es más variada e incluye la respiración de humo procedente de biomasa utilizada para cocinar y/o calentar, asma crónica o daño pulmonar posterior a la tuberculosis. Además, el diagnóstico se ve obstaculizado ya que la espirometría a menudo no está disponible. También hay una escasez de médicos para realizar e interpretar las pruebas, por lo que implementarlas es costoso. Como resultado, la EPOC no se diagnostica comúnmente en estos países.

Estudios en tres entornos distintos

En el nuevo estudio, publicado en ‘JAMA’, los investigadores encontraron que las personas con alto riesgo de EPOC podían identificarse en siete u ocho minutos utilizando únicamente un cuestionario, o un cuestionario combinado con una evaluación del flujo espiratorio máximo (PEF), una prueba de bajo coste que mide lo rápido que una persona puede exhalar.

Durante el estudio, los investigadores evaluaron tres herramientas de detección de la EPOC en poblaciones de tres entornos distintos: la zona semiurbana de Bhaktapur (Nepal), la zona urbana de Lima (Perú) y la zona rural de Nakasek (Uganda).

Dos de las herramientas de detección comprendían un cuestionario y el flujo espiratorio máximo (PEF). La otra herramienta de selección, solo involucró un cuestionario. Las tres herramientas se probaron en los tres entornos. Para determinar la precisión diagnóstica, a todos los participantes también se les realizó una prueba de espirometría.

En total participaron 10.709 hombres y mujeres mayores de 40 años de las tres comunidades. Los participantes se reclutaron independientemente de los síntomas y/o un diagnóstico previo de EPOC, según la información del University College London recogida por DiCYT.

El 95% no había sido diagnosticado previamente

La prevalencia de la EPOC varió según el lugar, desde el 3 por ciento en Lima (Perú) hasta el 7 por ciento en Nakaseke (Uganda) y el 18 por ciento en Bhaktapur (Nepal). El 49 por ciento de los casos de EPOC fueron clínicamente significativos y el 16 por ciento presentaba la enfermedad en una forma grave o muy grave. El 95% de los casos no habían sido diagnosticados previamente. Los instrumentos de detección funcionaron de manera similar en cada población y fueron factibles de aplicar utilizando personal capacitado.

«La EPOC es uno de los principales problemas de salud pública en el mundo, que causa daños tanto individuales como económicos: existe una necesidad clara y apremiante de encontrar mejores formas para identificar casos de manera temprana, en todo tipo de entornos», asegura el investigador principal, John Hurst.

«Nuestros hallazgos respaldan la precisión y la viabilidad del uso de herramientas de detección simples para identificar a las personas afectadas por la EPOC que viven en diversos entornos de ingresos bajos y medios», concluye.

Imagen portada: UGR

Fuente: DICYT

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.