Estar a las duras y a las maduras. Por María Ramallo Vázquez, alcaldesa de Marín

El Pleno de la Corporación declaró desierta la licitación del Centro socio cultural, con los votos a favor del PP, del BNG, y la abstención del PSOE, que no entendí, sinceramente. Transcurrido el plazo de 10 días hábiles desde la notificación del acuerdo de adjudicación, no se presentó la documentación requerida por parte de la empresa adjudicataria, entendiendo que retiraban su oferta.

En ese momento, se procedió a declarar desierta la licitación, exigiendo a modo de penalidad 106.819,83 euros. Por lo tanto, esa retirada sí tiene consecuencias. En resumen, se declaró retirada la propuesta, después se declaró desierta la licitación y finalmente, se impusieron las penalidades correspondientes.

Ahora, empezamos de nuevo. Nuestra hoja de ruta pasa por iniciar de nuevo el expediente, que llevaremos al siguiente Pleno; adaptar el presupuesto del proyecto a la subida de precios y licitar de nuevo, para continuar con el procedimiento. Es el recorrido que, con total transparencia, queremos trasladar respecto al expediente de licitación del Proyecto del Centro socio cultural.

Hay mucho camino ya andado y el objetivo es conseguir la financiación adaptada a los nuevos precios que invaden toda la contratación pública de cualquier administración, ya que, debido al ascenso excesivo de determinados materiales, es necesario adaptar el precio y volver a licitar.

Lo que está claro es que están decididas muchas cosas que ya no admiten variación: la ubicación del Centro socio cultural, que fue estudiada previamente; la selección del proyecto en base a un concurso planteado ante un comité de expertos profesionales, el desarrollo urbanístico de la parcela a través de la tramitación de un estudio de detalle, la elaboración del proyecto básico y de ejecución del edificio, la autorización del Puerto, de Defensa y de Carreteras; el convenio con la Autoridad Portuaria, la financiación en parte con Fondos Europeos, el convenio firmado con la Xunta de Galicia para su aportación al proyecto, la tramitación de la operación de préstamo para la aportación municipal…

Y seguiremos, con los deberes ya en marcha y acercándonos de nuevo al punto en el que lo dejamos, para volver a aprobar las condiciones de la licitación en base a unos pliegos de condiciones que limitarán las bajas en las ofertas económicas y que no admitirán proyectos modificados.

El resto de debates ya están fuera de lugar y yo lo que pido es verdadero afán constructivo y no relatar los hechos con un «ya lo decía yo». Debe ser un proyecto de todos y no alegrarse de las dificultades en el camino, que seguro habrá más, ni de otros componentes externos que no son causa ni culpa de nadie, o por lo menos de nadie de los que sin descanso impulsamos este proyecto.

Sumarse es lo inteligente, y estar, como decía al principio, a las duras y a las maduras. Eso es ser constructivo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.