La SEMG inicia nuevos proyectos para poder generar y difundir más conocimiento sobre la COVID persistente

La Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG) convocó al medio centenar de sociedades científicas y asociaciones que participaron en la de la Guía de atención al paciente Long COVID para invitarles a participar en nuevos retos

La Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG) sigue avanzando en su línea de trabajo COVID persistente, de la mano del colectivo de pacientes Long COVID ACTS y en colaboración con el resto de sociedades científicas, para poder generar y difundir nuevo conocimiento, muy necesario para la correcta atención de los pacientes afectados por la COVID-19 de larga duración.

Con el objetivo de seguir avanzando, la SEMG convocó el pasado 1 de febrero al medio centenar de sociedades científicas y asociaciones de pacientes que participaron en la elaboración de la Guía Clínica de atención al paciente Long COVID / COVID persistente. En este nuevo encuentro se les invitó a unirse a nuevos retos, como la puesta en marcha de proyectos de investigación, entre los que destaca el Registro clínico REGICOVID-AP o el desarrollo de una herramienta de valoración integral del paciente con persistencia de síntomas.

Del mismo modo, la SEMG quiere actualizar la versión de la Guía Clínica para la atención al paciente con CP/LC que en la actualidad cuenta con el aval de hasta 50 entidades, pero que sigue abierta a su adhesión por parte de otras sociedades científicas interesadas para poder incrementar el consenso. El desarrollo de una App informática que acerque el contenido de la Guía al profesional sanitario, para facilitar así su gestión y aplicación en la clínica diaria; e impartir formación a profesionales con aval universitario sobre esta nueva enfermedad, son otros de los objetivos de futuro que se plantearon en la reunión.

Algunos de los mencionados proyectos ya están orientados y otros se van a iniciar en breve, gracias a la financiación que ha obtenido recientemente la SEMG por parte del sector asegurador, la cual permitirá contratar a personal investigador que será el encargado de coordinar todo el trabajo.

Los asistentes a la reunión virtual celebrada el pasado martes (70 en total) agradecieron a la SEMG que se les vuelva a brindar la oportunidad de participar nuevamente en los nuevos proyectos colaborativos y manifestaron su interés en seguir trabajando para conseguir la mejora de la atención de los pacientes con Long COVID.

La Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia está muy satisfecha por esta respuesta tan positiva, dado que “seguimos pensando que sólo cabe trabajar de una forma colaborativa, aunando nuestros esfuerzos”, según la vicepresidenta de SEMG, la doctora Pilar Rodríguez Ledo. Por ello, se decidió compartir los nuevos retos con las sociedades y asociaciones que ya participaron en la Guía, “para ver dónde y cómo se pueden establecer sinergias que beneficien en última instancia a los afectados por la COVID persistente”.

Registro REGICOVID-AP

El proyecto de investigación más potente que se va emprender es el Registro REGICOVID-AP (Identificación de los factores clínicos y genéticos asociados con el desarrollo de la COVID persistente para la estratificación del riesgo de su desarrollo entre los afectados por la COVID-19). Con este registro se pretende profundizar en el estudio de los pacientes afectados por COVID persistente y establecer qué factores de riesgo, clínicos y genéticos, pueden predecir el desarrollo de este problema de salud tras la infección aguda por coronavirus.

El registro REGICOVID-AP será multicéntrico y de ámbito nacional, a modo de estudio colaborativo, observacional, longitudinal, ambispectivo, de una cohorte de pacientes con diagnóstico de la COVID-19 y realizando un seguimiento encaminado a la detección del desarrollo o no de la COVID persistente. El reclutamiento será realizado partiendo desde el primer nivel asistencial, por los profesionales de Atención Primaria, con la colaboración de las asociaciones de pacientes afectados por la COVID-19, Long COVID ACTS, y con el resto de profesionales implicados en la atención de estos enfermos.

Los profesionales recogerán todas las variables relacionadas con su historia personal y con el diagnóstico y seguimiento de la COVID-19, además de realizar en un subgrupo de ellos un análisis genético y un análisis del exoma. Con el conjunto de las variables mencionadas se construirá un modelo de estimación de riesgo basado en variables clínicas y genéticas del huésped que permita identificar aquellos pacientes que presentan un mayor riesgo de desarrollar esta enfermedad. También se recogerán variables relacionadas con la calidad de vida, la discapacidad y la experiencia del paciente para completar el perfil de los afectados por la COVID persistente, así como el uso de recursos sanitarios, desde el inicio de la sintomatología.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.