No hay que descartar «una caída en diferido» de Ayuso. Por Iñaki Anasagasti

El presidente del EBB del PNV, Andoni Ortuzar, no descarta que pueda producirse «una caída en diferido» también de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, si se demuestran «las graves» acusaciones sobre el contrato de las mascarillas de su hermano, y espera que el PP se recomponga para poner «coto» entre todos a Vox.

Además, le gustaría que Alberto Núñez Feijóo, si accediera a la presidencia de los populares, fuera «moderado, comprensivo con las realidades nacionales vasca y catalana», frente a un PP «hipercentralista».

Ortuzar ha afirmado, durante el desayuno de Fórum Europa-Tribuna Euskadi, que es «muy respetuoso con las situaciones de otros partidos, y más cuando está en un momento tan trascendental y tan definitivo y definitorio como en el que está el Partido Popular».

Tras recordar que el PNV ya tuvo sus «líos» en su «casa» cuando vivió una escisión «muy dolorosa» en 1987, que llevó a la creación de EA, y que les «marcó», ha considerado que esto «les inoculó una vacuna», la de que los conflictos internos hay que «atajarlos pronto y pensando en la sigla, no pensando en la persona y en el liderazgo».

El líder jeltzale ha señalado que no se puede echar la culpa de la situación del Partido Popular «solo a Casado, porque aquí hay mucho lío por detrás y hay mucha gente interesada» en que este «fracasara». En este sentido, ha dicho que si, cuando cayó el expresidente del Gobierno Mariano Rajoy, «hubiera sido la clave» dar prioridad a «la sigla, probablemente la solución habría sido distinta». «No habría llegado a la presidencia del partido el tercer candidato, de los tres el que menos votos tenía», ha añadido.

Andoni Ortuzar ha lamentado que «la política española ahora es bastante cainita y todos los partidos están más pivotando en torno a cómo se construye la imagen de un líder o de una lideresa, porque también pasa en otros ámbitos de la izquierda, más que en la consolidación de proyectos políticos que trasciendan a las personas».

«Entonces, vemos hiperliderazgos personales que dejan que las siglas pasen a un segundo plano y se difumina. En nuestro caso, la sigla es lo relevante. Pasaremos nosotros, pero la sigla y el proyecto político permanecerán», ha manifestado.

Núñez Feijóo

Sobre la posibilidad de que el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, llegue a liderar el PP, ha dicho que de él o de quien sea espera que «recomponga bien su partido». «Aunque parezca mentira, no es falso ni para quedar bien, necesitamos todos un PP fuerte porque nadie en la política española se ha tomado en serio lo de Vox. Creo que somos nosotros los únicos que nos lo hemos tomado en serio. Clamamos en el desierto y parecemos un ‘Pepito grillo’, diciendo que hay que hacer algo con el fenómeno Vox», ha apuntado.

Sin embargo, cree que «aquí todo el mundo prima la coyuntura y el cortísimo plazo y, para la izquierda, Vox es una garantía porque así el PP no despega, y le mete en un lío». «Para el propio PP, es un problema, pero, claro, dice ‘si yo lo que quiero es quitar a Sánchez de la Moncloa, voy a necesitar a Vox en estas condiciones. No puedo separarme o romper al 100% con Vox’», ha señalado.

Para Ortuzar, todos deberían «estar de acuerdo en que Vox es un grave problema para esta democracia y va más allá de la política partidista y de la aritmética parlamentaria». «Es una fuerza antieuropea, es una fuerza que está metiéndonos en el ámbito de la política del Estado español a personalidades como Orban, a lo peor que hay en Europa», ha subrayado.

El presidente del EBB ha reconocido que la formación de Santiago Abascal «está siendo muy hábil para imantar todos los desencantos, todos los enfados, todos los cabreos de los ganaderos, de los cazadores, de los que viven de la caza, de la gente del barrio Salamanca, etc».

«Y no nos damos cuenta de que el uso que se va a hacer de esos votos es muy grave y, o ponemos un poco de coto los demás partidos y llevamos a Vox al espacio en el que debe y a la irrelevancia política donde debe estar o, si no, vamos a tener un problema que puede ser de los peores de la extrema derecha en Europa», ha aseverado.

En esta línea, ha señalado que, por ejemplo, se ve siempre «a la extrema derecha muy potente en Francia, pero el sistema electoral que tiene minimiza el riesgo», mientras que en Alemania «les han sacado del circuito institucional». Por ello, ha pedido que se mire a lo que se está haciendo en otros países.

A su juicio, el PP «ahí tiene una labor fundamental, que es que poner un dique de contención, volver a imantar a ese voto desencantado que no estaba tan desencantado con la democracia como desencantado con el propio partido; recuperar ese electorado natural que es suyo y, a partir de ahí, llevar a Vox a la irrelevancia política», ha añadido.

Casado y Feijóo

Andoni Ortuzar ha considerado que la relación de su partido con Pablo Casado era «razonablemente buena en lo personal», pero no en lo político, porque los jeltzales estaban «en el otro eje de acción política, a gusto», pese a sus «discrepancias y vaivenes» con el Gobierno de Pedro Sánchez.

«Creemos que, en este momento, y con ese Vox tan rampante que tenemos, hay que proteger a este Gobierno porque es la mejor alternativa que hay. Mientras eso sea así, estaremos apoyando al Gobierno, eso sí intentando normalizar las relaciones», ha dicho.

En todo caso, ha precisado que le gustaría que, si accediera al liderazgo del PP, Feijóo, fuera «moderado» y entendiera «el Estado de una manera más amable y más comprensiva para las realidades nacionales, como la vasca o la catalana».

En su opinión, esta opción sería «mejor que otras expresiones del PP que son hipercentralistas y que construyen gran parte de su proyecto político en la negación de lo que somos otros, afirmando una España que niega otras naciones».

Ayuso

El presidente del PNV se ha referido a la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, con la implicación de su hermano en un contrato para la compra de mascarillas en plena pandemia de la covid-19, para afirmar que, si esto ocurre en Euskadi, lo relevante no sería «lo que hacía Ortuzar o no con sus barones y baronesas», sino «qué pasó con ese contrato».

«Se ha pasado esto de puntillas rapidísimamente, cuando es muy grave lo que dicen que ha pasado. Creo que de ahí deberían derivarse responsabilidades», ha manifestado.

De ser así, ha explicado que «habrá una caída en diferido de la propia Ayuso». «No sé cuánto tiempo la pueden mantener en un puesto de responsabilidad institucional si se demuestra que ha habido una relación clientelar evidente con miembros de su familia, que no va solo a un contrato, sino a más», ha remarcado.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.