ATME, «La defensa de España y de sus intereses y valores no puede basarse en soldados mileuristas buena parte de ellos temporales y a cuyas asociaciones profesionales se les ignora «

Se ha vuelto a solicitar de manera urgente la necesidad de mantener una reunión con la Ministra de Defensa y con la Subsecretaria.

———-

El 2 de marzo, la Asociación de Tropa y Marinería Española «ATME», recibió la llamada de la Subsecretaría de Defensa, Amparo Valcarce, donde se les informaba que se estaba trabajando en un nuevo Real Decreto que desarrollaría temas concernientes al desarrollo del asociacionismo militar, regulado en la Ley Orgánica 09/2011 de Derechos y Deberes de los miembros de las Fuerzas Armadas.

La subsecretaria trasladó su intención de seguir trabajando en la difusión del asociacionismo y quería conocer las aportaciones de ATME al informe final de la Comisión de Trabajo Temporal para el estudio, evaluación y análisis del actual estado de los derechos reconocidos y regulados por la LODD, que recientemente finalizó sus trabajos, estando pendiente del borrador de informe final.

Desde ATME se quiso ser claro, agradeciendo una llamada que se estimaba debería haberse ya producido con anterioridad, cuando cuatro asociaciones profesionales militares abandonaron el Pleno del Consejo de Personal de las Fuerzas Armadas (COPERFAS) el año pasado.

Dicho esto, se le urgió a la necesidad de impulsar la modificación de la LODD, con objeto que las asociaciones profesionales con representación en el COPERFAS sean autorizadas a dar charlas informativas en las unidades y se regule la representatividad de estas a través de elecciones.

Se volvió a solicitar una reunión urgente con la Ministra de Defensa, Margarita Robles, y con ella misma, para poner sobre la mesa la grave situación que padece el personal militar, especialmente los integrantes de la escala de Tropa y Marinería, en temas tales como las retribuciones, el modelo de carrera profesional, los derechos recogidos en la LODD y el funcionamiento del COPERFAS, a lo que la subsecretaria informó que tomaba buena nota de ello.

La postura de ATME es clara: de las buenas palabras se debe pasar a los hechos. En unos momentos donde se puede comprobar que las Fuerzas Armadas no son un gasto superfluo, donde sus actuaciones, dentro y fuera de las fronteras nacionales, son imprescindibles para el bienestar de la ciudadanía y el mantenimiento de la forma de vida occidental, España no puede permitirse defender sus intereses y sus valores con soldados y marineros mileuristas, la mayoría de ellos con un compromiso temporal que finaliza a los 45 años y les deja, por el actual modelo de enseñanza militar, con muy difíciles posibilidades de reincorporarse al mercado laboral.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.