Entrevista a Marc Egea, autor de ‘Superpoder: una comedia para-normal’

El dramaturgo barcelonés Marc Egea nos habla de su libro y cuenta: “Escribí Superpoder para ofrecer al público una lectura de evasión, una lectura con que dejar los problemas a un lado”. En esta entrevista habla de su relación con la escritura y de sus próximos proyectos

¿Cómo nació la idea de escribir esta historia en tono de comedia?

Escribí Superpoder para ofrecer al público una lectura de evasión, una lectura con que dejar los problemas a un lado, los problemas del día a día. Y qué mejor para dejar atrás todo eso que la comedia, el humor, la risa. Luego… Lo cierto es que también llevaba tiempo queriendo abordar algunos temas más ‘delicados’, como la obsesión, el crimen, la locura, que me parecieron demasiado sensibles para tratarlos seriamente. Para hablar de ello con sensatez, por cierto, ya está ‘On watching’ (‘Mientras no escribo’), de Buck Richman. [Nota: en el libro se incluyen dos capítulos de esta novela que menciona el autor]

Jake, el protagonista de ‘Superpoder’ es un personaje muy particular que nos hace reír y enfadar. ¿Cómo lo definirías?

Jake es un tipo con problemas. Con problemas serios. Problemas de personalidad, de alcoholismo, falta empatía, de auto-control… Jake es un tipo potencialmente peligroso. Nos hace reír, supongo, porque no lo tenemos que soportar nosotros.

¿Escribes otro tipo de literatura o textos?

En lo que se refiere al teatro, además de obras de duración convencional, escribo piezas de teatro breve -también llamado microteatro- y una clase de monólogos muy breves que se conocen popularmente como monólogos para casting. Para la pantalla, escribo guiones. Y fuera del ámbito del audiovisual estoy empezando a incursionar en la novela. Todavía no he lanzado aún ninguna pero, si todo va bien, pronto habrá novedades.

¿Cómo ha sido tu vínculo con la escritura a lo largo de tu vida?

Constante. Hubo épocas en que pude dedicarme más intensamente, épocas en las que menos pero, desde que aprendí a escribir en el colegio, ya no dejé de escribir. Actualmente es mi profesión así que podemos decir que ahora es permanente. Y me siento muy afortunado por ello.

¿Cómo has llegado a dedicarte al teatro?

De alguna manera, siempre he estado vinculado al teatro. Empecé de pequeño, actuando en funciones escolares. Más tarde actué en el teatro amateur y allí descubrí que, más que actuar prefería escribir las obras. Así que me lancé a escribir. Y di el paso a profesional. Y no solo teatro. Afortunadamente, escribo cine, que es otra de mis pasiones desde pequeño.

¿A qué dramaturgos admiras?

Me gustan las buenas obras teatrales, vengan de quien vengan, no tengo un autor favorito. Además, crecí viendo cine -el cine de los 80- y diría que casi influyeron más en mi deseo aquellas películas que el teatro.

¿Qué proyectos tienes para el futuro?

Afortunadamente, proyectos no faltan. Ahora mismo estoy trabajando en un proyecto de cine para el que me reclutaron, un proyecto que, si ve la luz tal como está planeado, va a ser muy rompedor. En teatro, tengo la suerte de poder escribir mis propias obras, a mi ritmo, y siempre llevo alguna entre manos. La mayor novedad, la que quizá más me ilusiona ahora, es por fin me he lanzado a escribir novela y, más pronto que tarde, debutaré con la primera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.