Juan Díaz Villoslada se despide como lo que es, un caballero

Publicaba Juan Diaz Villoslada en su muro de Facebook, una carta de agradecimiento a todas las personas que han colaborado durante su periodo en el Gobierno Municipal, desde trabajadores, asociaciones, etc. hasta quienes le dieron el aplauso en forma de daga por la espalda. El caballero nace, no se hace, se lleva en los genes.

La gobernanza de un Concello es como el fútbol, hay que ir «partido a partido», la entrenadora tendrá que mover ficha dentro del emblemático edificio de María Pita, de no hacerlo, los ciudadanos comenzarán de sospechar, que los socialistas no están capacitados para ganar la Liga.
Villoslada era un referente para los vecinos, que entienden que el sacrificio, la constancia en el trabajo y el honestidad, son las señas de identidad de un representante del pueblo. A partir de ahora, su sustituto tendrá que llegar al listón que dejó muy alto el concejal dimisionario. Es de esperar que el «rebumbio» en el Gobierno Municipal, sea una guerra cainita entre ediles, que al parecer prima más el interés económico, que el interés de los ciudadanos.
Reproducimos el escrito de Juan Díaz Villoslada en su muro de Facebook
Buenos días, con motivo de mi renuncia esta semana al acta de Concelleiro, quiero manifestar mi profundo agradecimiento a todo el Pleno Municipal por la oportunidad que he tenido para aportar mi trabajo a la mejora constante de nuestra ciudad, con aciertos y con fallos, pero siempre, y con la máxima honradez, en una perspectiva clara de las principales necesidades y proyectos.
Quiero también agradecer a todos las asociaciones y agentes de la ciudad con quienes he tenido el honor de trabajar, su constante compromiso y diálogo.
Los equipos técnicos municipales han demostrado en todo momento su capacidad y profesionalidad, de forma muy especial en los momentos más críticos y duros de la pandemia en la ciudad.
Como he tenido ocasión de manifestar en estos días, mi renuncia, que venía sopesando durante estos últimos meses, se ha debido a una progresiva falta de entendimiento con la dirección del equipo de Gobierno municipal, lo que inevitablemente exige mi relevo ante una manifiesta falta de confianza.
En estas situaciones, siempre lo más coherente es dejar de formar parte del equipo y dar paso a otros compañeros y compañeras que puedan asumir estas responsabilidades con la necesaria confianza.
Gracias siempre!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.