La volatilidad de los mercados puede ser nuestra aliada este año

Que 2022 está siendo un año desafiante tanto política como económicamente es innegable. Los vientos de cola de la pandemia, los conflictos geopolíticos mundiales o la explosión de la inflación son algunos de los factores que contribuyen a un escenario marcado por la volatilidad. Pero, contrariamente a lo que cabría esperar, puede ser nuestra aliada este año.

Una coyuntura macroeconómica y política compleja

Los tiempos complicados generan siempre volatilidades significativas. El dinero es poco amigo de correr más riesgos de los estrictamente necesarios y los inversores tienden a cerrar posiciones de inversión en cuanto sospechan que las cotizaciones pueden desplomarse.

Como hemos visto en la introducción, son varias las incógnitas que se ciernen sobre las economías del planeta y esto plantea desafíos considerables. Por ejemplo, la volatilidad de los activos es más elevada y sus precios podrían experimentar oscilaciones más significativas que de costumbre. Ahora bien, a continuación, vamos a ver un par de opciones que nos pueden permitir beneficiarnos de esta circunstancia a priori negativa en la mente de muchos: la volatilidad.

Los instrumentos financieros como los CFD, óptimos para escenarios inciertos

En tiempos de incertidumbre, invertir en CFD es una opción idónea para operar en los mercados financieros. ¿Por qué? Principalmente porque nos permiten abrir posiciones largas (si creemos que una cotización va a subir) o cortas (si creemos que una cotización va a bajar). Es decir, nos vemos libres de la tiranía de los mercados puramente alcistas: los CFD son todoterreno.

Fuente: Pixabay

Además, los CFD nos permiten entrar y salir rápidamente de cualquier posición, cuando sintamos que ya no estamos cómodos con ella. Y, todo ello, con la aprobación de los principales organismos reguladores. Cabe destacar también que permiten el apalancamiento financiero, es decir, podremos abrir una posición por valor mayor al depositado en el bróker, a condición de reunir los requisitos de garantías requeridos por este.

Las inversiones asimétricas, palanca que se beneficia de la volatilidad

Invertir de manera asimétrica es una estrategia a veces ignorada, pero que puede ser interesante, especialmente en escenarios de incertidumbre, donde toda inversión conlleva per se riesgos incrementados. Consiste en invertir una cantidad de dinero no muy grande en un activo de riesgo que tenga potencial de revalorización debido a su volatilidad, con un recorrido de caídas delimitado de antemano. Un buen ejemplo son algunas criptomonedas, que pueden llegar a revalorizarse varios múltiplos, a cambio, eso sí, de correr el riesgo de que se evapore gran parte de nuestra inversión (incluso toda) si el mercado se vuelve contra nosotros.

Fuente: Pixabay

Veamos esto con un ejemplo. Imaginemos que una criptomoneda prometedora cotiza a 1 €. En el peor de los casos, podría bajar de 1 € a 0 € (pérdida completa de nuestra inversión). Pero el potencial de revalorización en un mercado caliente y volátil como el de las criptomonedas podría ser de x2, x3, x5, x10, etc. Por eso hablamos de asimetría en el recorrido del precio. Podríamos estar dispuestos a perder nuestra inversión (el peor escenario) o a revalorizar nuestra posición varios múltiplos. Lógicamente, solo deberíamos utilizar una cifra asumible de nuestros ahorros en esta estrategia. Y asumir también que podríamos perder el 100 % de nuestra inversión.

En resumen, vivimos un escenario de volatilidad que plantea retos importantes para los inversores. Pero si bien es tentador dejarse invadir por el miedo, lo cierto es que hay estrategias e instrumentos financieros que nos pueden ayudar a capear el temporal financiero. Por supuesto, tendremos que estar familiarizados con ellos antes de lanzarnos al agua, pero vale la pena conocerlos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.