Alberto Núñez Feijóo, agradable y cercano, aderezado con ese perfume de gallego que deja estela por donde pasa

No soy tertuliano político, pero si de fútbol, que es mi pasión. Admiro al político honesto que se presenta para servir al pueblo, no para servirse del mismo, Alberto Núñez Feijóo es de los políticos de raza, de los que nacen para servir a los ciudadanos. Es cierto que nunca llueve al gusto de todos, he conocido a varios políticos que cuando tocaron moqueta de poder, se embriagaron de vanidad.

Hace unos domingos, no recuerdo con exactitud, cuando nos dirigíamos mi pareja,  Olalla Carreira, hija del que fuera concejal socialista de la primera Corporación democrática después de la dictadura, Enrique Carreira, por la Plaza Pontevedra, saludamos al presidente de la Xunta, Núñez Feijóo, iba acompañado de su pareja Eva Cárdenas y nos pusimos a conversar. Hablamos de callos, del RC Deportivo y de un buen cocido, los callos de «Bodegas Dobao» y para cocido, los múltiples restaurantes de Galicia. Siento no haberlos invitado al Dobao, lo «enxebre» del lugar, estoy seguro que le hubiese gustado a Feijóo y a Eva. Del Deportivo comentamos la situación que está atravesando, dijo. Los hijos de Hércules sois aguerridos guerreros y pronto estaréis en Primera, bueno, estaremos.
Conocí a Feijóo hace unos años en una gestión que llevé a cabo con el Real club Deportivo de La Coruña, para que le hicieran un reconocimiento al Dr. Diego González Rivas, como Deportivista universal, en el templo de Riazor.
Tras una charla con el Club, propongo homenajear a mi amigo como se merece, coruñés, y deportivista hasta los huesos, los gestores del RC Deportivo estuvieron a la altura del acontecimiento. Diego siempre blasona de su deportivismo, incluso luciendo en los mas dispares y alejados lugares del Universo, su camiseta blanca y azul.
Recuerdo que el día elegido fue el derbi Dépor-Celta, el homenaje fue en el palco con las autoridades presentes. Diego me presenta a Feijó. Un intercambio de palabras y he notado esa áurea que tiene los elegidos, agradable y cercano, aderezado con ese perfume de gallego que deja estela por donde pasa.
He coincidido en varias ocasiones, con el desde hoy líder de PP, es sorprendente la memoria que tiene, sabia mi nombre y me preguntó, como la ultima vez que coincidimos, por el Deportivo.
Sin meterme en política, soy deportivista y amante del fútbol en todas sus categorías, para eso he sacado el correspondiente carnet de entrenador. Creo que el Partido Popular está en buenas manos, tendrán que ser los españoles los que voten para que ocupe el sillón presidencial de Moncloa.
Enhorabuena, Alberto Núñez Feijóo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.