El chavismo destruye en Caracas el patrimonio vasco. Por Iñaki Anasagasti

Caracas ya no es la que era. Cuando mi aita llegó en 1939, no llegaba a los 350.000 habitantes. Hoy debe superar los cinco millones. Pero la Caracas de hoy no es la Caracas  amable, pujante, acogedora y moderna de otros tiempos.

Los refugiados vascos dejaron su impronta en casa, edificios y chalets preciosos que en un país serio y respetuoso de su patrimonio estarían catalogados y protegidos. Se hizo en tiempos democráticos pero viven bajo una dictadura feroz que no tienen en cuenta estas cuestiones a las que considera propia de gustos burgueses.  Entre la falta absoluta de sensibilidad, la voracidad por construir edificios impersonales, el caso es que el trabajo de  aquellos  maestros de obra, diseñadores, herreros, carpinteros, aparejadores, constructores vascos, la mayoría exiliados toda esa belleza está desapareciendo.

Traigo aquí  este ejemplo  pero no hay mes que no se carguen parte de la fisonomía de la propia Caracas. Y es que las dictaduras son así. Garbanceras, adocenadas, sin gusto por la cultura y la estética, por el carácter de una ciudad, horteras. Esto también es el chavismo para que se enteren esta gente insensible  y que siguen apoyando una falsa revolución que no condena a Putin ni condena esto. Dirán que es propio de una mentalidad burguesa, el caso es que la huella vasca de Caracas está desapareciendo.

En el barrio de Las Mercedes, muy conocido en Caracas, han iniciado la demolición del edificio Aralar en la Avda. Orinoco, construido en 1950 y que había sido declarado Bien de Interés  Cultural por los gobiernos democráticos. Parte de la herencia de nuestros mayores en la zona desaparece. Es la mentalidad de Atila. No hay que buscar más explicaciones. Y pensar que el secretario general de Sortu estuvo en la toma de posesión fraudulenta de Maduro!!!!

El Gobierno Vasco, los periodistas vascos en Venezuela, el Centro Vasco de Caracas  y el Colegio de Arquitectos deberían protestar por ello.

2 comentarios

  • Maiteder Iza

    Gracias Iñaki por definir y denunciar lo que es,este régimen que controla Venezuela con su afán voraz de destrucción y de la lamentable aportación de gente como Sortu o un Zapatero.
    Destruyen Venezuela a cambio de dinero.

  • Ética y estética suelen ser binomios en la mayoría de las personas de bien. Probablemente; creo incluso, sin lugar a dudas, que los venezolanos gozan de estos conceptos aliados….
    Tiene que ser muy doloroso, para estas gentes, contemplar horrorizados y amordazados el derrumbe de ese bello patrimonio arquitectónico que sus garbanceros dirigentes no son capaces de apreciar.
    Quizás les convendría repasar a esos “in-maduros” el texto de Immanuel Kant “Lo bello y lo sublime”, labor que se me antoja imposible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.