Moukoko entra en el boxeo profesional por la puerta grande

El camerunés afincado en A Coruña, concretamente en Katanga, tumbó a su contrincante Youssuf Koné mediado el segundo asalto

Si hay una palabra para describir lo de la noche del sábado en el frontón coruñés no es otra que alegría, y es que eso es lo que trasmite toda la gente del Azteca Box, muy bien capitaneados por Luis y Andrés Valeiro, que fueron quienes de organizar una velada que quedará para la historia del deporte de la ciudad herculina, y que a buen seguro volverán a sorprendernos en este 2022.

La velada, como suele ser normal, comenzó con algo de retraso, pero que mereció la pena esperar, ya que el primer combate enganchó al público que llenaba el frontón, y es que Brais Rivas, pupilo del Azteca Box se impuso con claridad a Andrés Domínguez, también coruñes, del gimnasio Brabox. El siguiente combate de la noche era uno de los más esperados, ya que en una de las esquinas se encontraba Xesus Ferreiro «Cachorro», el hombre que tantas veces levantó a los asistentes del mismo frontón con sus grandes logros como el Campeonato de España que ganó frente a Salcines, su alumno, Martín Iglesias, recientemente campeón gallego junior, se impuso a los puntos a otro púgil del Brabox.

Los combates seguían llenando la tarde-noche coruñesa de espectaculo, en el quinto, David Díaz del Azteca Box, realizó un boxeo muy señorío y muy bonito para el aficionado, entre los que se encontraban sus abuelos, para imponerse a Noé Rodríguez del Sagabox. Sin duda alguna, aparte del cambota principal de Dani, el otro púgil que se esperaba anoche en el ring era Noé Blanco, Azteca Box, que nunca defrauda con su boxeo electrico y directo, y anoche, ante su gente no iba a ser menos, y ya desde el inicio consiguió imponerse a Brais Pérez del Rebouras Team de Vigo, que no pudo acabar la pelea, ya que en el segundo asalto el árbitro mandó parar el combate y nombrar vencedor al jovén katangués.

Con todos los combates amateurs finalizados, quedaba la traca final, el combate en el que Dani Moukoko quería hacer historia al entrar en el boxeo profesional, y vaya si lo hizo, mejor aún de lo que las más de 900 personas allí presentes esperaban, todo salió a pedir de boca, desde la salida de vestuarios rodeado de todos los pugiles mas jovenes de la escuela azteca y secundado por sus mentores Luis y Andrés, hasta que empezó la pelea en la que no dejó respirar ni cinco segundos a Koné.

La pelea estaba pactada a cuatro asaltos, no hizo falta ni llegar al ecuador para que Dani consiguiera su primera victoria como profesional, y es que mediado el segundo asalto, con el contrincante agazapado en la esquina coruñesa, Dani conectó un golpe que mandó al «Tigre de Mali» a la lona y del que solo se levantó con ayuda del equipo médico presente en la velada.

Hacía mucho tiempo, años, que el boxeo coruñés no disfrutaba de una velada de estas caracteristicas, ahora solo queda esperar que el trabajo y entrega que ponen desde el gimnasio coruñes del Azteca siga floreciendo para que todos los aficionados a este deporte sigan disfrutando y llenando pabellones.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.