Naufragio Villa de Pitanxo. La ministra Yolanda Díaz «no se posiciona».

Antón Salgado
Portavoz  Grupo de trabajo de Expertos del ( S. M. S. S. M.)     
Nuestro Grupo de trabajo de Expertos le exige – sin demora- el estricto cumplimiento del Reglamento de los Servicios de Prevención de riesgos laborales, en el sector marítimo pesquero.
El Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el trabajo (I.N.S.S.T), de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 5 del Real Decreto 39/1997, de 17 de enero, por el que se aprueba el Reglamento de los Servicios de Prevención, tiene entre sus cometidos, el relativo a la elaboración de guías destinadas a la evaluación y prevención de los riesgos laborales.
Para garantizar el control de estos riesgos y para llevar a cabo una política preventiva ad hoc, la UE, mediante la Directiva 93/103/CE de 23 de septiembre, establece las disposiciones mínimas de seguridad y salud en el trabajo a bordo de los buques de pesca.
Esta Directiva ha sido transpuesta al ordenamiento jurídico español a través del Real Decreto 1216/1997, de 18 de julio, que establece las disposiciones mínimas de seguridad y salud en el trabajo a bordo de los buques de pesca nuevos y existentes.
En las guías destinadas a la evaluación y prevención de los riesgos laborales, queda meridianamente claro que, los armadores adoptarán las medidas necesarias para que:
 «Los buques sean utilizados, sin poner en peligro la seguridad y la salud de los trabajadores, en particular en las condiciones meteorológicas previsibles, sin perjuicio de la responsabilidad del capitán».
Visto lo cual es inconcebible que todavía nadie haya reparado técnicamente en una navegación sujeta a riesgos imprevisibles, susceptibles de ser abortados y anunciados en el Congreso de los Diputados.
El objetivo de la investigación de todo siniestro marítimo es prevenir siniestros análogos en el futuro.
La gestión de la seguridad contempla posibles conocimientos técnicos insuficientes o bien carecer de los conocimientos generales necesarios para realizar el trabajo a bordo,  debido a falta de experiencia y/o formación.
Por ejemplo, navegación, buenas prácticas marineras, sistemas de propulsión, manipulación de la carga, comunicaciones o meteorología.
Esperamos y deseamos que la Comisión de Investigación de Siniestros Marítimos deje bien clara – sin demora – la influencia o incidencia de la pericia o impericia de las tripulaciones de los pesqueros o dicho de otra forma o manera de la buena praxis en su gestión en el caso que nos ocupa y sobre Seguridad y Prevención de Riesgos Laborales.
Las Administraciones Marítimas y el (I. N. S. S. T.) no son ajenas a todos estos planteamientos y deberían asumir sus responsabilidades por la omisión de sus competencias y la inaplicación del rango sancionador ante tanta tragedia humana en el sector pesquero.
Foto Antena3

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.