CCOO y UGT piden revisar coste y causas del despido y avisan a CEOE de que “no se toca ni una coma” de la reforma de pensiones

El secretario general de UGT, Pepe Álvarez, exigió este domingo empezar a abordar la reforma del coste y de las causas de los despidos, mientras que el líder de CCOO, Unai Sordo, reclamó a la patronal respetar la primera fase de la reforma de pensiones. “No se toca ni una coma”, aseveró este último, parafraseando las palabras del presidente de CEOE, Antonio Garamendi, sobre la reforma laboral.

Así lo reivindicaron Sordo y Álvarez en el discurso que realizaron al terminar la manifestación por el Primero de Mayo en Madrid en la Plaza de España, que este año ha variado su recorrido en la capital española y se ha iniciado en la calle Gran Vía, a la altura del número 1, bajando esta avenida hasta culminar allí.

La manifestación de Madrid contó este año, nuevamente, con la presencia de la vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, que participa presencialmente desde que llegó al Gobierno. Además, este año también se han unido la ministra de Política Territorial y portavoz gubernamental, Isabel Rodríguez; la de Educación y Formación Profesional, Pilar Alegría, y el de Consumo, Alberto Garzón.

Otros ministros participaron en manifestaciones en otras comunidades autónomas como la titular de Hacienda y Función Pública, María Jesús Montero, en Sevilla; la de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, en Valladolid, y la de Ciencia e Innovación, Diana Morant, en Valencia.

La manifestación de Madrid discurrió acompañada por una tamborrada y con pancartas, además de la de CCOO y UGT, de Podemos, de colectivos feministas, de los jóvenes del Partido Comunista, del Frente Obrero en Lucha (FOL), de federaciones sectoriales de CCOO y UGT para pedir un convenio “justo” en el comercio o rechazar las “deslocalizaciones” en la industria. También se pudo ver algún cartel pidiendo ‘Una España independiente de la OTAN’ y banderas republicanas ondeando.

Tras la manifestación convocada por CCOO y UGT, en la que participaron unas 10.000 personas según la Delegación del Gobierno de Madrid y unas 50.000 según las centrales sindicales y que se celebró bajo el lema ‘La solución. Subir salarios, contener precios, más igualdad’, tuvieron lugar los discursos de los líderes sindicales a nivel estatal y de la Comunidad de Madrid.

Tanto Álvarez como Sordo trasladaron al inicio de sus intervenciones “solidaridad” a los trabajadores y sindicatos de Ucrania por la guerra que están sufriendo en el país, así como a todos los sindicatos de los países donde el ejercicio de su actividad sigue estando “perseguida”.

Además, el secretario general de UGT subrayó que “queremos celebrar con orgullo los logros el movimiento sindical en los últimos meses”, con especial referencia a la reforma laboral. Este nuevo marco legal del mercado de trabajo ha permitido “de golpe” pasar de “un 4% y de un 5% de contratos temporales y precarios” a contratos indefinidos que, según pronosticó, superarán el 50% en el mes de abril.

“No hay que ocultarlo: sin la lucha de los trabajadores y de los sindicatos esto no hubiera sido posible. Pero también ha sido esencial tener un Gobierno plural y de izquierdas en este país”, reconoció Álvarez.

PENSIONES

También citó como conquista la reforma de pensiones que entró en vigor en enero de este año. “Prácticamente no ha entrado en vigor y a CEOE ya le parece que es muy cara”, reprobó el líder de UGT, quien señaló que “lo que arruina al país son los beneficios indecentes de la banca y de las eléctricas”.

A este respecto, Sordo parafraseó a Antonio Garamendi al señalar que él dijo sobre la reforma laboral que “no se toca ni una coma” y pedirle que con la reforma de pensiones “no se toca ni una coma” tampoco y estas prestaciones “se revalorizan en función de la evolución de los precios”.

Precisamente, se dirigió también a la patronal para exigirle que “desbloquee” la negociación del V Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC) que, entre otras cuestiones, debe incluir recomendaciones sobre evolución de los salarios en convenio para los próximos dos o tres años. “Si no hay acuerdo, la conflictividad en nuestro país está servida”, arengó Álvarez.

En este sentido, avisó de que si no hay acuerdo global “hay que coordinarse para sacar los convenios a la calle” y conseguir que se vaya introduciendo la cláusula de revisión salarial que CEOE rechaza incluir en el AENC para salvaguardar el poder adquisitivo de los trabajadores, pese a la elevada inflación. Igualmente, exigió que “el Estado pueda controlar los precios” y apuntó que “no estamos en guerra formal, pero algunas de las cosas que pasan es como si lo estuviéramos”.

Álvarez, que también tuvo un recuerdo para colectivos que sufren especialmente la “precariedad”, citó especialmente a los empleados de los ‘call center’ que, junto a las condiciones de trabajo, “soportan la incomprensión de las personas con las que hablan”.

En esta línea, el dirigente de CCOO destacó que este Primero de Mayo se aborda “pasando prácticamente de una crisis a otra”, de la pandemia a la guerra en Ucrania, marcada por “la enorme carestía de la vida” y quiso señalar que, si bien con la pandemia, hubo “corresponsabilidad” por parte de sindicatos y patronal, con la crisis actual esa corresponsabilidad “está brillando por su ausencia” en referencia al rechazo de la patronal CEOE a incluir cláusulas de revisión salarial en el AENC.

Sordo reconoció que el incremento del coste de la energía y de otras materias primas “tiene un impacto enorme sobre las empresas y sobre la economía, pero las empresas están repercutiendo esos costes a la inflación” y eso “repercute al bolsillo de los ciudadanos”. En esta línea, el dirigente de CCOO criticó que las compañías “están tratando de salvaguardar sus márgenes empresariales”.

Así, le dijo a CEOE que “no puede ser que las empresas eleven sus excedentes, sus márgenes, sus beneficios y los trabajadores volvamos a perder poder adquisitivo”. Después del “racarraca” de la patronal sobre una bajada de impuestos, “no puede tratar además de bloquear la negociación colectiva”, rechazó el dirigente de UGT. Por ello, avisó de que si no hay acuerdo en salarios, la estrategia sindical será de “tensionamiento” de la negociación, en línea con las palabras de Álvarez.

ESTATUTO DE LOS TRABAJADORES

De cara al futuro, el líder de UGT situó como prioridad la reforma del Estatuto de los Trabajadores, valorando así que Yolanda Díaz anunciara hoy que se va a constituir una comisión de expertos para abordar su “gran reforma”.

En esta modificación, el secretario general de UGT sostuvo que se debe conseguir “que el despido sea objeto de una negociación en profundidad” porque “las causas no pueden ser infinitas como sucede ahora en nuestro país”. También reclamó modificar las indemnizaciones por despido “porque las empresas no lo pueden tener tan fácil”.

Concluyó su intervención pidiendo “mejorar” las condiciones de trabajo de las mujeres y de los jóvenes». Además, reivindicó que “la globalización debe tener cara de persona” y no puede “continuar estando sólo al servicio de los poderosos”. “La extrema derecha y la derecha debe saber que estamos aquí y que vamos a seguir luchando para mejorar nuestras condiciones de vida y de trabajo”, sentenció.

Sordo también dejó un mensaje al Gobierno para destacar que el plan económico por la guerra tiene “una falla clarísima” y es no dar “protección a las rentas más desfavorecidas”.

POPULISMO

Por último, en clave política, el dirigente de CCOO destacó que “por primera vez en décadas” existe una “posibilidad real de que fuerzas del populismo nacionalista de extrema derecha, neofascistas” gobiernen, en referencia, sin citarlo, a Vox en España.

Según Sordo, “no son fuerzas lideradas por tres malencarados y frikis”, sino que son “profundamente reaccionarias” y que “llevan generaciones enteras demonizando lo público”. “Son una amenaza para la calidad democrática de nuestro país, para la separación de poderes democráticos en nuestro país y no vale con descalificarlos” y llamarlos “fascistas”, sino que ante unas expectativas de “miedo” y futuro incierto, “ofrecen salidas seguras” y en esos casos “pueden emerger los monstruos”.

Consideró que estas fuerzas políticas tienen “un concepto de patria reaccionario, de machismo, de homofobia, de racismo evidente” y aconsejó “interpretar lo que hay detrás” de quienes les votan.

Por ello, apeló a “reconstruir un contrato social para el siglo XXI” y a la importancia de “cohesionar y coser sociedades”. “Por eso nos odian, porque somos las únicas organizaciones capaces” de ganar derechos.

La secretaria general de UGT Madrid, Marina Prieto, apuntó que “no puede ser que la política de la Comunidad de Madrid sea bajar impuestos” porque “no se puede consentir” que los efectos de la crisis los sufran principalmente los ciudadanos con menos ingresos. “Bajar los impuestos sólo deteriora los servicios públicos, que es lo que quiere el Gobierno de esta comunidad”, apostilló.

En esta línea, la secretaria general de CCOO de la Comunidad de Madrid, Paloma López, dijo que el modelo económico de la Comunidad y el Ayuntamiento de Madrid es “el deterioro” de los servicios públicos. A su juicio, “prima” la “política del pelotazo” con un modelo “que comparten la vieja derecha y la extrema derecha”. Además, acusó al Ejecutivo regional de “ridiculizar” la pobreza, al tiempo que denunció que “no cree en el beneficio de la clase trabajadora”, porque sólo “creen en el suyo propio».

(SERVIMEDIA)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.