Comunicado de AFE ante las informaciones publicadas en El Confidencial

Comunicado de la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE) ante las informaciones publicadas en El Confidencial según las cuales el presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), Luis Manuel Rubiales, presuntamente, contrató los servicios de una agencia de detectives para espiar a David Aganzo, presidente de AFE. Según esta información, detallada con documentación gráfica, se podría vulnerar la intimidad del Sr. Aganzo, como trabajador y presidente de AFE. La Asociación de Futbolistas Españoles quiere manifestar e informar de lo siguiente:

Desde AFE reprobamos este tipo de conductas al considerar que perjudican a la imagen de una institución como la Real Federación Española de Fútbol en particular, y la del fútbol español en general.

El seguimiento se produce a una persona que preside un sindicato, que representa a los y las futbolistas de España desempeñando un trabajo fundamental en la defensa de sus derechos. AFE entiende que con este tipo de maniobras, más parecidas a prácticas de dudosa legalidad, se pretende coaccionar e intimidar su papel, que en este caso desempeña en el ámbito del fútbol y en la defensa de sus afiliados y afiliadas.

Los sindicatos son instituciones que defienden los derechos de los trabajadores/as, mereciendo un reconocimiento y un respeto, como se subraya en el artículo 7 de la Constitución Española. Ante estas informaciones, AFE considera que es injustificable una investigación con detectives privados encargada desde la RFEF con claro ánimo de intervenir en el normal desarrollo de la vida diaria del sindicato. Se trata de una intolerable persecución al máximo representante del colectivo de futbolistas de nuestro país y a un sindicato en el que siempre debe prevalecer su independencia.

AFE va a solicitar al Consejo Superior de Deportes que abra una investigación para determinar si se ha producido una conducta de las tipificadas en el artículo 76 de la Ley del Deporte, referida a infracciones graves o muy graves.

En AFE entendemos que debe actuarse con contundencia frente a este tipo de actuaciones por parte de una institución que actúa por delegación pública y que, por tanto, tiene una proyección de los poderes públicos, que deben intervenir para salvaguardar el buen nombre del fútbol y de una institución de la importancia de la RFEF.

AFE quiere recordar lo establecido en el artículo 48 de la Ley de Seguridad Privada, entendiendo que en este caso no hay ningún interés legítimo para contratar los servicios de una empresa de detectives con la intención de investigar a su presidente y sí un interés espurio para dañar su imagen, su reputación y la del sindicato al que representa.

Ante la gravedad de lo sucedido, AFE y su presidente, David Aganzo, van a adoptar medidas legales, además de trasladar su preocupación y repulsa a UEFA, FIFA y FIFPRO (Federación Internacional de Futbolistas Profesionales), al entender que podría haber alguna responsabilidad penal o disciplinaria apelando a sus respectivos códigos de conducta.

Desde AFE queremos recordar que ya existe un precedente similar. Desde la RFEF se filtraron los audios de una reunión de trabajo, en la que la RFEF no pidió permiso a las partes participantes para ser grabada, por lo que la citada federación, presidida por Luis Manuel Rubiales, fue sancionada por la Agencia Española de Protección de Datos con una multa de 200.000 euros.

Finalmente, desde AFE estamos comprometidos con los valores del deporte. Por tanto, consideramos que episodios como éste deben ser reprobados y las personas que los protagonizan deberían estar fuera del ámbito del deporte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.