“Coruña Rumbo al Sur” de la mano de Antonio, un joven de 15 años.

“Me llamo Antonio Seoane. Tengo quince años, vivo en La Coruña y estudio 4º de la ESO en el colegio Sagrado Corazón Franciscanas. Les escribo esta carta para convencerles de que soy una de las personas idóneas para participar en España Rumbo al Sur”.

Así empezaba una carta con la que Antonio ha conseguido colarse en la penúltima fase del programa España Rumbo al Sur, a la que solo han accedido 130 de los 900 jóvenes que se presentaron al casting inicial. Un estudiante normal y corriente al que, sin duda, le espera un verano para nada habitual.

Consolidado después de sus trece ediciones, España Rumbo al Sur tiene el firme objetivo de sensibilizar a la sociedad sobre los buenos valores a través de la acción directa, el trabajo y el esfuerzo de sus jóvenes sobre el terreno. Buscan generar conciencias críticas, contribuyendo a hacer personas responsables y activas cuyo objetivo sea la construcción de una sociedad comprometida con el voluntariado y la cooperación.

En estos momentos los candidatos están enfrentándose al reto de conseguir recaudar el dinero necesario para financiar su viaje, lógicamente sin recurrir a sus familias. Aquellos que lo logren, pasarán a la fase final, en la que acudirán al cuartel de infantería de Toledo para recibir clases de supervivencia, defensa, astronomía… los jóvenes que logren superar esta última etapa se embarcarán este verano en un viaje a la Isla de la Española (República Dominicana) para participar en un programa de cooperación y voluntariado itinerante, recorriendo la isla y diferentes puntos de misiones.

“Desde mi punto de vista, es necesario salir de vez en cuando de nuestra zona de confort para visitar nuevos lugares y descubrir nuevas culturas, para abrir nuestras mentes y darnos cuenta de que existen realidades menos afortunadas que la nuestra. Pienso que en la sociedad actual se están perdiendo unos valores de convivencia tales como el respeto a otras culturas y religiones, en definitiva, a las personas. Mi lema sería: no digas que hay que hacer algo, hazlo tú mismo.”, escribía Antonio.

Con este objetivo, el de hacerlo él mismo, el joven coruñés ha empezado ya su campaña de merchandaising. Con ella, pretende lograr recaudar el dinero con el que financiar su estancia en República Dominicana. Además, ha contactado con varias empresas, ha rescatado juguetes de cuando era pequeño para darles una segunda vida y hasta ha creado su propio blog, donde explica las acciones que va llevando a cabo con el fin de concienciar al resto de chicos y chicas de su edad.

“Me comprometo a esforzarme lo máximo posible con la intención de devolverle al mundo su equilibrio inicial. Sería para mí un gran honor que considerasen mi candidatura y pasase a formar parte de su equipo de voluntariado el verano venidero”.

De esta manera ponía fin a su carta Antonio Seoane que, junto con al resto de sus compañeros, están demostrando que los jóvenes de hoy en día sí se mueven. Y si alguien lo duda, que se lo pregunten a ellos, que llevan meses trabajando para poder costearse un viaje con el que empezar a cambiar el mundo.

 

 

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.