Galicia, Asturias, Cantabria y Castilla y León piden a la UE que escuche su postura sobre el lobo

El consejero cántabro del ramo, en representación de las cuatro comunidades loberas, trasladó esta semana el problema a los comisarios europeos de Medio Ambiente y de Agricultura, proponiendo una reunión urgente y presencial con los cuatro territorios

Galicia, Asturias, Cantabria y Castilla y León, las cuatro comunidades que albergan la mayor parte de la población de lobos de toda España, le trasladaron a las autoridades europeas la necesidad urgente de mantener un encuentro presencial y conjunto, en alguna de las cuatro autonomías o en la sede de la Comisión Europea en Bruselas, para abordar el problema del lobo generado por su reciente inclusión en el Listado de especies silvestres en régimen de protección especial (Lesrpe).

En representación de los cuatro gobiernos autonómicos, el conselleiro de Desarrollo  Rural, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Guillermo Blanco, viajó este jueves a Bruselas para entregarle a los comisarios de Medio Ambiente, Océanos y Pesca, Virginjus Sinkevicius, y de Agricultura, Janusz Wojciechowski, una carta elaborada conjuntamente con sus homólogos de Galicia, Asturias y Castilla y León para solicitar a la Unión Europea que establezca criterios homogéneos a nivel supranacional para modular de manera adecuada la conservación del lobo con la lucha contra la despoblación, la conservación de la biodiversidad y la producción de alimentos de calidad en medio rural.

“No nos vamos a dar por rendidos con este problema”, subrayó Blanco, quien recordó que los daños de los lobos sobre el ganado extensivo “empiezan a ser insoportables ya en algunas zonas al norte del río Duero”.

En este sentido, presagió que “las muertes irán a más, desgraciadamente”, dado el grave peligro que corren los animales de bovino, equino, ovino y caprino que iniciaron en esta época del año la subida a pastos sin ningún tipo de protección ante las amenazas de la creciente población de lobos y la imposibilidad de realizar los controles poblacionales desde que esta especie fue incluida el año pasado por el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (Miterd) en la Lesrpe.

“No queremos acabar con los lobos, pero necesitamos controlar la especie para que nuestros ganaderos puedan seguir viviendo y sus animales dejen de morir todos los días”, indicó Blanco.

Por todo el expuesto, el responsable cántabro consideró necesaria, en nombre de los cuatro territorios que concentran el 95% de los ejemplares de esta especie de todo el país, la intermediación urgente de la Unión Europea para recuperar el consenso y el diálogo que siempre caracterizaron las relaciones entre las comunidades autónomas, como responsables de la conservación y gestión directa de la especie del lobo ibérico, y el Estado, con competencias en materia medioambiental.

Asimismo, reclamó que se salvaguarde el espíritu de colaboración institucional en la cogobernanza a todos los niveles administrativos, “buscando acuerdos con las entidades locales y los sectores afectados por las decisiones que se tomen y que deben estar siempre basadas en los mejores datos disponibles”.

De igual manera, destacó la necesidad de buscar consenso y participación en la toma de decisiones, algo que, en su opinión, “forma parte del núcleo de la gestión eficiente de los territorios y de los valores naturales y culturales que atesora”.

En este sentido, Blanco trasladó la Sinkevicius y la Wojciechowski la preocupación de los sectores ganaderos de Galicia, Asturias, Cantabria y Castilla y León ante “la situación de absoluta inseguridad jurídica que hace que los profesionales estén criando ganado para que sea alimento para otras especies”.

Una medida contraria a los informes técnicos

Además, aprovechó la ocasión para volver a reclamar al Gobierno de España que “deje de avasallar” al sector ganadero con medidas como la de sobreproteger una especie, el lobo, que ya contaba con protección, tanto en estas cuatro comunidades como en España.

En este sentido, recordó los exhaustivos informes científico-técnicos elaborados por las cuatro comunidades autónomas demuestran que “el lobo al norte del Duero disfruta de un estado de conservación favorable”, ya que tanto la evaluación de la dinámica de las poblaciones como el área de distribución y calidad del hábitat para la especie “resulta a todas luces favorables”, lo que, en opinión de Blanco, “hace incomprensible la decisión del Ministerio de incluir el lobo en la Lesrpe”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.