¡Jesús! ¡Qué sustos! por Iñigo Landa Larrazabal

Estaba yo de tranki total cuando, de repente, leí un titular de prensa hispánica que me erizó los pelos de ese sitio. Resulta que Froilán («Froi el binguero«), el nieto que no estaba en el fotomontaje con el abuelito, habría sido víctima de un intento de robo o de secuestro mientras descansaba de su duro quehacer en una finca de lujo de Ibiza propiedad de otro proletario amigo suyo. Tras asistir “a varias fiestas y eventos” él y sus koleguis fueron sorprendidos por una banda de tipos raros encapuchados y con espráis, que iban a robar en la casa o, se especula, querían secuestrar al sobrino de Felipe el Transparente.

Posiblemente, atemorizados por el pánico a llevarse al mozo con lo que traga y sopla, los malos huyeron. Avisadas las fuerzas del Orden, nada menos que 18 guardiaciviles (18 del prestigioso cuartelillo ibicenco) acudieron a tomar nota y levantar atestado de lo que pudo ser una tragedia para España. En cambio, su papá el del patinete lo ha desmentido y ha negado incluso que ese día estuviera en las Islas Pitiusas y que todo es una conjura antimonárquica impulsada por los de siempre. Y su mamá, más que posiblemente ni se haya enterado. Ante el silencio del esforzado trabajador objeto de la cosa sólo queda especular. Desde una resaca que te cagas, hasta un intento más de desestabilización de la corona.

Y no ha sido éste el único presunto intento de atentado contra la familia real. Según informa el sector lameculos de la prensa del régimen, Letizia «Con Zeta» acudía a una entrega de premios para discapacitados en Extremadura cuando una de las organizadoras del evento apareció, qué horror, con un modelito idéntico al que llevaba la estirada, un precioso vestido blanco y negro totalmente fashion de inspiración benedictina.

Allí, en el escenario, todo fueron sonrisas y fíjese qué casualidad majestá. Comentan que de vuelta casa la excelsa señora ordenó decapitar en el acto a su jefa de protocolo, a la modista y a su personal shopper, aunque más tarde recapacitó de que no había patíbulos disponibles en palacio por si algún día entraba la turba populachera sanchezperruna.

Y terminando con las cosas que son noticias pequeñitas y que caducan en el mismo día y para no estar metiendo siempre cizaña contra «Marca España«, llamo la atención sobre las contradicciones en USA: Al mismo tiempo que los trumpistas atacan con todas sus armas por la ilegalización del aborto, en Las Vegas (ciudad de gánsteres, cactus y horteras), organizan la mayor orgía para hombres jamás conocida. Se va a celebrar este fin de semana y cincuenta hombres elegirán entre un «catálogo» de cien mujeres previamente dotadas del correspondiente certificado sanitario, certificado que por cierto no se exigirá a los hombres. Cualquier expresión de asco se considera válida.

Para finalizar este capítulo de insensateces, Pepito Almeida (al que algunos perroflautas le llaman «Carapolla«) habría colaborado con José Luis Moreno y sus muñecos en el asuntillo de las mascarillas. «Marca España» en estado puro.

No lo puedo evitar. Es que me sale sin querer, aunque ni lo siento, ni me he equivocado y, mucho me temo que volverá a ocurrir.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.