Uno de los grandes atractivos del Real de la Feria son los numerosos caballistas y carruajes que lo recorren a diario en el Real

Los alegres sonidos de los cascabeles se mezclan con las pisadas de los animales, el brillo del charol de los coches se entrecruza con la visión de las flores que embellecen a las mujeres vestidas de flamenca, y los caballistas compiten en agilidad con la de los cocheros que guían los enganches tirados por hermosos caballos en el bullicio de la tarde. 

Es el ‘Paseo de Caballos’, el apogeo de la Feria de Abril, cuando los sentidos se empapan de una fiesta que se disfruta en el interior de las casetas pero también allí donde se luce más, en sus calles, abiertas a todos.

El tradicional Paseo de Caballos y Enganches es uno de los espectáculos más hermosos de la Feria de Abril. En las calles del Real se dan cita magníficos ejemplares equinos y una amplia gama de hermosos carruajes que son auténticas obras de arte.

Con el fin de conservar y rescatar los coches de caballos existentes en toda la comunidad andaluza, en 1985 se fundó en Sevilla el Real Club de Enganches de Andalucía, dando fuerza a un arte casi desaparecido y recuperando del olvido cientos de carruajes con un gran valor patrimonial.

Tradicionalmente, con la colaboración del Ayuntamiento de Sevilla, se organiza una exhibición en la Plaza de Toros de la Maestranza de Sevilla, el domingo previo a la Feria a las doce de la mañana.

Como medida de seguridad durante los días de feria y para mejorar la movilidad por las calzadas del Real, solo podrán acceder al recinto durante el horario de Paseo de Caballos y Enganches, los 1.400 carruajes que previamente hayan obtenido la correspondiente matrícula municipal.

Los tipos de enganches se clasifican en función del número de caballos y la posición que ocupan. Algunos de ellos son:

Limonera: un caballo entre dos varas.

Tronco: dos caballos, uno a cada lado.

Tandem: dos caballos en prolongación.

Cuartas: cuatro caballos, dos a dos.

Potencia: tres caballos entre dos varas.

Gran potencia: seis caballos, tres en potencia y tres de guía.

A la larga: varios pares de caballos en prolongación, puede llevar uno de guía.

Media potencia: cinco caballos, dos en tronco y tres en potencia.

La vestimenta típica en la Feria de Abril para montar a caballo es el llamado «traje de corto». Proviene de las ropas que se llevaban en el pasado en las tareas del campo con el ganado. Desde entonces apenas ha variado.

Cuando el pantalón del traje de corto es sustituido por una falta larga se le llama «traje de amazona», y la monta es con ambas piernas en el mismo lado del caballo.

Fotos: Antonio Rendón Domínguez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.