Los ‘aparelladores’ anuncian que las ayudas a la rehabilitación energética Next Generation logran recortar hasta un 85% la factura de la luz

El Consello Galego de Colexios de Aparelladores e Arquitectos Técnicos invita a la población gallega a beneficiarse de unos fondos procedentes de la UE que califican de «Plan Marshall de la rehabilitación energética»

«Tardará en volver a pasar un tren similar al que está pasando ahora por Galicia en términos de rehabilitación de vivienda». Así se expresa el presidente del Consello Galego de Colexios de Aparelladores e Arquitectos Técnicos, Roberto Medín Guyatt, al referirse a las nuevas ayudas a la rehabilitación energética Next Generation. Según los cálculos del Consello Galego gracias a los fondos Next Generation, la factura energética de las viviendas de un edificio puede verse recortada hasta en un 85%. Los ‘aparelladores’ invitan a la población gallega a beneficiarse de lo que califican de «Plan Marshall de la rehabilitación energética», equiparando los fondos ‘Next Generation’ a la ayuda que Estados Unidos destinó a la recuperación de Europa tras la II Guerra Mundial.

«Un edificio de 14 viviendas que elimine la caldera de gasóleo, un combustible fósil, y la sustituya por biomasa, pasará de pagar una factura energética anual de 42.000 a 7.000 euros». «Es el caso más favorable», asegura José Manuel Grandío, coordinador de la Comisión de Rehabilitación Energética del Consello Galego de Colexios de Aparelladores e Arquitectos Técnicos y próximo presidente de turno del Consello, quien dedicó horas y horas a hacer simulaciones con todos y cada uno de los detalles de los programas de las recientes ayudas Next Generation publicados en el Diario Oficial de Galicia (DOG). Cada vivienda de ese edificio dejará de pagar 250 euros al mes y pasará a tener una factura de la luz de poco más de 40 euros. El ahorro supera los 200 euros mensuales, según los cálculos efectuados por José Manuel Grandío, quien destaca que la inversión necesaria para acometer ese proyecto sería mínima, teniendo en cuenta los fondos Next Generation, que pueden llegar a cubrir hasta el 100% del coste de la actuación. En el supuesto menos favorable, según sus estimaciones, los propietarios de las 14 viviendas de ese edificio pasarían de pagar 42.000 euros anuales, 250 euros al mes cada piso, a 25.000 euros y manteniendo la caldera de gasóleo. La factura mensual de la luz de cada propietario sería de unos 150 euros mensuales. El ahorro mensual rondaría los 100 euros.

Programas 3 y 5 para rehabilitación

El Consello Galego de Colexios de Aparelladores e Arquitectos Técnicos, que ya organizó varios encuentros para dar a conocer en detalle todas estas ayudas entre sus colegiados y con administradores de fincas, se refiere al Programa 3 de ayuda a las actuaciones de rehabilitación a nivel de edificio y al Programa 5 de ayuda a la elaboración del Libro del Edificio Existente (LEEx) para la rehabilitación y la redacción de proyectos de rehabilitación, ambos reflejados en el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, los denominados fondos Next Generation, reflejados en los Programas de ayuda del RD 853/2021. El DOG publicó el pasado mes de mayo la normativa que regulará estos programas, que contarán con un presupuesto de 22,9 millones de euros en 2022, administrados por el Instituto Galego de Vivenda e Solo (IGVS). La Xunta ya había publicado en el DOG durante el primer trimestre de este año la normativa que regula el Programa 4 de fomento de la mejora de la eficiencia energética de viviendas, dotado en Galicia con tres millones de euros.

Los interesados en la primera convocatoria de las ayudas para rehabilitación a nivel de edificio (Programa 3) y de los incentivos para elaboración del LEEX y redacción de proyectos (Programa 5) podrán presentar sus solicitudes hasta el 30 de noviembre. La partida asignada para el Programa 3 será de 22,9 millones de euros para 2022, según la Xunta. Grandío destaca la relevancia del Programa 3. «Cuanto más se invierta en reducir el consumo de energía primaria, mayor es el porcentaje de subvención que se recibe». Y pone un ejemplo: «Si reduzco el consumo de energía primaria un 60% o más; recibiré una subvención que llegará hasta el 80% de la inversión acometida». En este caso, las ayudas se destinarán, por ejemplo, a la mejora de la envolvente de edificios de uso colectivo y viviendas unifamiliares, a la renovación de sus fachadas y cubiertas, o a sustituir equipos de calefacción y agua caliente para conseguir, como mínimo, un ahorro energético del 30%. Atendiendo a la renta de los solicitantes y al porcentaje de reducción del consumo energético, la cuantía de la subvención puede llegar hasta cerca de los 40.000 euros. Para alcanzar esa cantidad también habría que retirar el amianto del edificio.

Las ayudas para la redacción del novedoso Libro del Edificio Existente y de proyectos de rehabilitación (Programa 5), que cuentan con un presupuesto de 1,25 millones de euros para 2022, van dirigidas a edificios o viviendas finalizadas antes del año 2000. La cuantía máxima de esta ayuda llega hasta los 3.500 euros cuando se destine a elaborar el LEEx y hasta los 30.000 euros cuando se encarga el proyecto técnico necesario para ejecutar las obras de mejora.

El ‘Plan Marshall de la rehabilitación’ en Galicia

Roberto Medín Guyatt, que también preside el Colegio Oficial de la Arquitectura Técnica de A Coruña, califica estas líneas de ayudas, reflejadas en el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, como «el Plan Marshall de la rehabilitación energética» en Galicia. Grandío, que además lidera el Colegio Oficial de la Arquitectura Técnica de Lugo, está de acuerdo con la comparación que hace el presidente del Consello Galego. Lamentan que la sociedad gallega no sea consciente de la relevancia de estas ayudas. «Incluso muchos profesionales del sector desconocen el alcance de estos fondos en materia de rehabilitación». Ambos creen que «se trata de un tren que tardará en volver a pasar». «Son todo ventajas», insisten.

Tanto Medín Guyatt como Grandío lanzan un mensaje a la sociedad gallega para que ésta se beneficie de estas ayudas que sirven para «modernizar nuestros edificios». Porque en 2023 «habrá más ayudas, más presupuesto para seguir rehabilitando edificios en Galicia». Medín Guyatt no se cansa de recordar que «la oportunidad es única». «Y no se repetirá en mucho tiempo», añade ¿Cuántos inmuebles podrían acogerse a este tipo de ayudas en Galicia? El coordinador de la Comisión de Rehabilitación Energética del Consello Galego de Colexios de Aparelladores e Arquitectos Técnicos cree que «en torno al 90% de los edificios existentes en toda la comunidad autónoma, incluidos los de la ciudad Lugo». «Tenemos un parque de viviendas muy antiguo», recuerda José Manuel Grandío, quien fija la frontera de la eficiencia energética en el año 2007.

El Consello Galego de Colexios de Aparelladores e Arquitectos Técnicos sigue poniendo el foco en el encarecimiento de la energía y combustibles, la carencia de materiales básicos para la construcción o las dificultades para encontrar mano de obra cualificada. Medín Guyatt cree que el futuro a corto plazo presenta dudas. «La incertidumbre puede afectar a la ejecución de los fondos Next Generation». Los ‘aparelladores’ alertan de nuevo de que «constructores están dando presupuestos con validez de 10 a 15 días; si pasadas dos semanas no se afronta el acopio de materiales, ya no hay garantías sobre esos precios». José Manuel Grandío ya advirtió de una posible paradoja: «Se puede dar la circunstancia de que dispongamos de mucho dinero procedente de la UE que no podremos invertir». «Si los fondos Next Generation asignados para 2022 no se ejecutan, se perderán», alerta Medín Guyatt. «Además se comprometería la recepción de fondos futuros al incumplirse los compromisos de ejecución adquiridos ante la Unión Europea», advierte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.