Presuntas irregularidades en el suministro de Paneles Educativos de la Junta de Castilla y León

Y presunto trato de favor en el suministro de 15 millones de euros para la compra de Paneles Educativos de la Consejería de Educación de la Junta de Castilla y León, financiados por la Unión Europea-NextGenerationEU.
La historia de los Paneles Educativos llevan caminos paralelos en Galicia y en la Comunidad Autónoma de Castilla y León, aunque los protagonistas no son las mismas empresas, todo apunta que el retraso en sustanciar los expedientes tienen puntos de confluencia en la forma, no en las empresas. Los «negocios camuflados» de intereses espureos, provocan el retraso en la colocación de dichos paneles, dejando a los alumnos de ambas Comunidades Autónomas sin los mencionados paneles al inicio de curso 22/23. Haciendo un seguimiento del expediente público A2022/000445 de la Consejería de Educación de la Junta de Castilla y León, de más 15 millones de euros financiados por fondos europeos, orientados a la compra de paneles educativos para los colegios de Castilla y León, se ha detectado varias irregularidades y presuntos tratos de favor de otros expedientes.  Varias empresas expertas del sector coinciden en que el pliego de Castilla y León de pantallas educativas está totalmente condicionado a un conocido fabricante canadiense, SMART TECH, y que presuntamente existe un acuerdo y trato de favor de la Jefa de Servicio de Tratamiento de la Información Educativa, Dña. Ana Isabel Melgosa Arcos hacia la marca canadiense.
A partir de este momento se comienza a hacer seguimiento del expediente y de los pasos en la resolución y adjudicación de los mismos. Durante la investigación inicial de los requerimientos publicados, se confirma que, efectivamente las especificaciones solicitadas y valoradas se corresponden exactamente con la gama básica y económica de dicho fabricante canadiense y que dichos requerimientos mínimos son muy inferiores a los que son necesarios actualmente.
Es sorprendente que se solicitan 4GB de memoria RAM y S.O. Android 9 para unas pantallas educativas que pretenden estar dando servicio en los colegios los próximos 5 años, cuando actualmente cualquier smartphone de mercado tiene un mínimo 8 GB de memoria RAM y el S.O. Android 11.
Como se observa en las especificaciones, solo se puntúan 6 GB de memoria RAM, lo que corresponde solo con la máquina básica del fabricante SMART TECH, que es la misma máquina del fabricante de los últimos 3 años. La memoria RAM mínima de cualquier smartphone del mercado tiene como mínimo 8 GB RAM, la memoria RAM se utiliza para almacenar los datos e instrucciones de forma temporal, y es la memoria que utiliza el sistema operativo, y el software y apps para funcionar.
Y que decir respecto al sistema operativo que se solicita el Android 9, que salió en el año 2018, el actual Android 11 está optimizado y proporciona potentes controles de dispositivos, accesibilidad, ajustes de privacidad y seguridad y mucho más.
Para que se pueda comprender mejor pondré varios ejemplos. Si en lugar de comprar el Samsung Galaxy S22 (actual del 2022) compramos el S9 (del año 2018), o para lo que son pro Apple, es como si a día de hoy compramos un iPhone Xs con S.O. iOS12 (2018) en lugar de iPhone 13 con S.O. iO15 (2022). Es como si nos compramos un smartphone de hace 4 años y pretendemos que tenga un buen rendimiento y todas las funcionalidades durante los próximos 5 años, con la agravante que esto se compra con fondos europeos, públicos y para el uso profesional en los colegios.
Esta situación, sino se clarifica puede provocar un escándalo en la Comunidad de Castilla y león, puesto que pese a haber condicionado el pliego al fabricante canadiense SMART TECH con una máquina con unos requisitos mínimos muy inferiores a los que hoy tiene cualquier smartphone de mercado, se ha confirmado que las 3 primeras empresas licitadoras que presentan las mejoras oferta técnicas y económicas, han presentado otras marcas que no son la canadiense, que incluso mejoran los requerimientos mínimos de escasos 6GB de memoria RAM y el Android 9 de la marca Canadiense.
Todo ello debería de ser algo positivo para la Junta Castilla y León, consultadas varias empresas del sector, hicieron saber que ya se ha procedido a excluir a los 2 primeros licitadores y se ha vaticinado que se procederá a excluir también al tercero, para garantizar que a la marca canadiense se le adjudican los 15 millones euros de las pantallas educativas.
El informe técnico posterior plagado de errores, malas interpretaciones no técnicas y subjetivas, firmado solamente por  la Jefa de Servicio de Tratamiento de la Información Educativa, Doña Ana Isabel Melgosa Arcos (cuando estos informes para que tengan validez legal deben estar firmados por al menos tres técnicos) la empresa no cumplen los requerimientos mínimos, y en base al cual, se procede a la expulsión directa sin opción a subsanación de las 2 primeras empresas ganadoras. Sin contar otras irregularidades como la apertura “por error” del pliego de una de las tres empresas que presentó fuera de plazo; la solicitud de la traducción oficial al español de certificados europeos en inglés, dando un plazo de menos 2 días laborables (recordemos que son fondos europeos, y que el idioma oficial es el inglés) entre otros.
Esta información a la que hemos tenido acceso es de dominio público en la plataforma de contratación del Estado
Sorprende la impunidad con la que se están realizando estas presuntas acciones irregulares. Sorprende también, que no se vele para garantizar que los colegios y los niños de Castilla y León tengan las mejores pantallas educativas posibles, y que se permita a estas alturas estas actuaciones.
Esperemos a la resolución final de la Junta de Castilla y León de excluir a los licitadores que no han presentado la marca canadiense, para asegurar que SMART TECH recibe los 15 millones de euros europeos. Sería deseable que prevalezca el buen hacer de la Junta de Castilla y León y la presunción de inocencia ante cualquier presunto interés y tratos de favor.

Un comentario

  • Juan

    Y han puesto recurso especial en materia de contratación??
    Ah no! Que la junta de Castilla y León tiene tribunal propio!

    Pero donde está la fiscalía????

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.