¡Siempre nos quedará el Liceo! Por Augusto César Lendoiro

Presidente de Honor del H.C. Liceo.
Los que recordamos el deporte coruñés de los 80-90, echamos en falta a clubs que solían disputar los títulos de España. Me refiero a los Chaston, Dominicos, Karbo o Compañía de María y Balonmano Coruña, “herederas” de los históricos Medina y Tabacalera.

Hoy, gran parte han desaparecido o han bajado mucho su nivel. Solo Depor y Liceo siguen alimentando esa ilusión y, fechas atrás, lo han vuelto a demostrar: los deportivistas dejando pequeño el Estadio en busca del ansiado ascenso y los liceistas conquistando la Liga en la dificilísima pista del histórico Reus.
Muy poco faltó para que, 10 años después, pudiésemos disfrutar de una fiesta espectacular, como aquella de 2012 con decenas de miles de coruñeses en María Pita para homenajear al Deportivo, que volvía a Primera, y al Liceo que, en manos de sus capitanes Bargalló y Lamas, jes ofrecía el trofeo de campeón de Europa.
Hace unos días pudo repetirse la escena. Solo faltó un gol deportivista para que los clubs más queridos recibiesen el cariño de la afición por el ascenso blanquiazul y por la Liga de los verdes. A Coruña hubiese vivido otra fiesta única, de esas en las que recuerdas a los que ya no están … y te emocionas, y, al tiempo, ves como los más pequeños disfrutan por primera vez de un título… y notas cómo se te empañan los ojos. Una fiesta para todos y gratis. Es el sentimiento solidario que siembra el deporte.
Un sentimiento, el liceista, que cumple 50 años. En junio-1972 se jugó el partido del debut del Liceo, un amistoso en las Fiestas del Colegio. Un mes antes, el histórico Javier Chaver me había pedido que el Ural se hiciese cargo del Maria Pita H.C, que iba a desaparecer. Le dije que era imposible en el Ural, pero factible en el Liceo, que contaba con buena pista de hockey. Hablo con los propietarios Antonio Pintor y Carlos Pérez Roca, aprueban la idea y piden a Felipe Marcos que sea el presidente.
Acababa de nacer el Liceo -en una pista que bautizó el genial Livramento con sus entrenamientos con la selección de Portugal, concentrada en el Colegio para el Mundial Coruña-72- que, dirigido por Chicho Faraldo, lo formaban los pioneros Togores, Sanchez, Juan Carlos Rodríguez, Vela, Chaver, Cebrián, Torres, Amado, Martinez-Barbeito,, Lago I y Lago II, cariñosamente apodado “Charquito”. .
Cinco décadas, 1972-2022, con tan solo seis directivas, presididas, tras Felipe Marcos, por Antonio Fernández Tapias, el entrañable “Galletas”, que obtuvo los primeros títulos y me da el relevo, que yo cedo a Javier Chaver y éste a Eduardo Lamas, para ser José Daniel Echevarría el que pone el broche con este título.
Es difícil encontrar mejor ocasión para ganar una Liga, que hacerla coincidir con las Bodas de Oro del club. Por eso hoy -me comprometo a hacer justicia con tantos hombres y mujeres importantes en la historia del club- todos debemos centrarnos en homenajear a esa plantilla, que, comandadla por Juan Copa, integran Dava Torres, Carballeira, Alex, R.di Benedetto, Carles y Marc Grau, Adroher, Garaboa, Oruste y Burgaya, que acaba de poner freno a la hegemonía del F.C.Barcelona.
Pero no podemos olvidar, al cumplir 50 años, a todos los sponsors que hicieron posibles los ¡43 títulos! de España, de Europa y del Mundo que conquistó el Liceo, ni dejar de agradecer, de forma muy especial, a esa afición inquebrantable que, en el Palacio o en su casa, celebra de nuevo que en España “los campeones de hockey visten de verde y blanco”, como proclama la letra de nuestro himno.
Por eso quise esperar unos días para poder medir el tratamiento que los distintos medios le daban al triunfo. Toda la Galicia mediática, con la TVG a la cabeza y en directo, lo recogió como noticia muy destacada, porque, por desgracia, nuestros clubs no suelen celebrar éxitos de ese nivel todos los años.
Pero siendo ese el trato generalizado de los medios, no me digan que no es de risa -si no fuera la cosa tan seria- que los de siempre, para ningunear el título, le hayan dedicado más páginas a la denuncia de una jugadora, por un viaje lamentable del equipo femenino, que a la conquista de una Liga, a la que aspiraba el trasatlántico Barsa, con un presupuesto 10 veces superior al del Liceo… o que, en las fotos del ofrecimiento del trofeo a la afición (no sonrían) consigan que no salga ni un solo aficionado… porque todos estaban en la grada de enfrente; o que, en lugar de animar a la afición a disfrutar el título, hablasen más de la marcha de jugadores que del éxito y de la difícil situación económica del club, que de solicitar el apoyo de Instituciones, R.C.Deportivo, sponsors, afición… para solventarla.
Es el viejo truco que suele utilizar la pluma del maltratador de todo aquel que ose ser libre: pasar de puntillas por lo importante del éxito y centrarse en problemas -en ocasiones ciertos, pero ajenos a la noticia- con el único objetivo de desviar la atención del lector hacia lo negativo. En fin, una burda manipulación. ¡Qué pena!
Al Liceo no debemos dejarlo solo, porque nunca defrauda. Todos lo tenemos que defender porque aúna el doble mérito de ser el club más laureado de Galicia y, lo que aún es más importante, el equipo más querido por todos los gallegos que superan los estúpidos localismos. Que nadie nos impida disfrutar estas brillantes Bodas de Oro, porque, le pese a quien le pese, “siempre nos quedará el Liceo”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.