El Concello de Ourense lanza una iniciativa con la que pretende plantar hacia posibles casos de sumisión química como forma de violencia sexual

Con esta campaña se pretende, al mismo tiempo, concienciar la ciudadanía ourensana sobre los riesgos que supone esta noticia práctica delitiva por la anulación de la voluntad.

La Concejalía de Seguridad Ciudadana, con su concejal Telmo Ucha al frente, lanza una iniciativa con la que pretende plantar hacia posibles casos de sumisión química como forma de violencia sexual contra las mujeres. Con esta campaña se pretende, al mismo tiempo, concienciar la ciudadanía ourensana sobre los riesgos que supone esta noticia práctica delitiva por la anulación de la voluntad.

Con esta acción de seguridad el Gobierno ourensano busca contar con profesionales formados que sepan como proceder y puedan actuar inmediatamente ante cualquiera sospecha de posibles víctimas de esta práctica que ataca a más de la mitad de la población.

El concejal Telmo Ucha destaca que “se trata de una medida pionera entre las policías locales de España, en estas labores de prevención”, además, “esta campaña tiene una ventaja en la implementación de la misma, ya que la integración de áreas por parte del actual grupo de gobierno, que permite mayor coordinación y operatividad en la gestión municipal – política social, igualdad, seguridad, etc. -.

Además, el concejal de Comercio, Antonio Fernández Martín, estará presente en la zona de salida nocturna, durante las dos jornadas para impulsar el apoyo de la hostelería a estar más sensibilizada.

Por esta razón, a lo largo de los próximos meses, por parte de la Concejalía de Seguridad Ciudadana, se implementarán dispositivos policiales específicos para prevenir estas prácticas. Consistirán en la presencia estática de unidades policiales específicas en las zonas de ocio nocturno con el objetivo de incrementar la protección de las mujeres, prevenir posibles comisiones de delitos de esta tipología y disuadir posibles agresores.

Según los datos del Instituto Nacional de Toxicología de los últimos 5 años, una de cada tres agresiones sexuales se cometieron mientras la víctima se encontraba bajo la sumisión química, bajo los efectos del alcohol, drogas o fármacos sedantes o ansiolíticos que provocaron un estado de semiinconsciencia que generó confusión o dificultad en el reconocimiento del hecho.

En este sentido, en caso de sospechar ser víctima de esta práctica se recomienda el siguiente proceder:

1-Ya que se trata de una agresión difícil de evitar, en caso de notar un pinchazo resulta preciso avisar de inmediato a más personas que estén de testigo y puedan socorrer y proteger de ser preciso.
2-Avisar rápidamente la policía y/o acudir al hospital y solicitar la activación del protocolo de sumisión química.
3-Además, habría que aplicar un protocolo de seguimiento de posibles enfermedades que se contagian vía sanguínea ante la probabilidad de que la aguja fuera empleada con más de una persona.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.