Tebas y Rubiales usan sin pudor al fútbol femenino, le hacen daño

Parece la plasmación de un guion perfectamente diseñado. Horas después de que España levantase su segundo mundial en fútbol femenino, el Barcelona leyó la cartilla a Rubiales para atragantar la celebración al presidente. Lo hicieron las capitanas del club catalán usando a Vilda como diana. Antes, Laporta inventó las palancas con el beneplácito de Tebas y todo puede estar relacionado. Es probable que quien lea esto me tache de conspiracionista. Realmente, no sé si serlo es un halago o un desprecio.

Laporta “inventa” las palancas del diablo

El fútbol vive por encima de sus posibilidades y algunos grandes lo hacen sobre el filo de la navaja. El Barcelona, con una deuda mareante, necesita arriesgar hasta jugarse la vida. Está obligado a empeñar lo que sea mientras haya quien crea que todo lo que lleve su escudo tiene un valor. El Barça venderá su alma al diablo para no desaparecer. Cuando eres un gigante, y las deudas te ahogan, no puedes encerrarte en una concha y ahorrar céntimo a céntimo esperando salir del paso. En el colegio y en las fábulas nos han engañado sobre muchas cosas. Nunca llegarás y la deuda se volverá cada vez mayor. Si los ricos no necesitasen créditos, quién sabe si estos se habrían inventado.

Tebas lanza a Laporta contra Rubiales

Con la venta material e inmaterial del Barcelona, Tebas ve otra opción para golpear a Rubiales. La guerra entre el presidente de LaLiga y el de la RFEF no tiene límites, ni reglas. Solo se detiene para pensar y encontrar otra veta sobre la que golpear para descoyuntar al rival. El Barcelona, bajo sospecha ante la UEFA por saltarse la reglas del fair-play financiero, ya no lo está para LaLiga. ¿No resulta llamativo? Tal y como se han establecido los beneficios, el Barcelona necesita montar un equipo con garantías. Acaban de verle las orejas al lobo y, de no fichar adecuadamente, clubs como Betis, Villarreal o Real Sociedad podrían arrebatarle una de las cuatro plazas para seguir en Champions, una de sus fuentes de ingresos sin pagar intereses. Aunque Laporta no quiere hipotecar la entidad aceptando pasivamente la propuesta de CVC a Tebas, lo hace de otra forma. Tebas conoce la debilidad de Laporta, acepta que el Barcelona “apalanque” fichajes en la Liga, entiéndase inscripciones de jugadores, y ahora, las capitanas de la selección y del Barcelona piden a Rubiales la cabeza de Vilda. Lo hacen horas después de que la sub’20 gane su primer Mundial. Tienen razón, pero ¿por qué en este momento y no en los días siguientes a la eliminación en la Eurocopa?

La Eurocopa representa una fractura más que un éxito

Antes de jugarse la Eurocopa, a Jorge Vilda se le amplió el contrato de seleccionador absoluto dos años más. La selección olía mal por dentro y el podrido era Vilda. Se reclamaba un aire nuevo. Hubo cosas absurdas como que la dos veces fracasada Montse Tomé (sub’23 y sub’15) fuese la segunda técnica. Que Salma Paralluelo entrase en la convocatoria, lesionada, mientras Jenni Hermoso no, con un problema menor. Que Salma fuese sustituida, dos días después, por Tere Abelleira y, al borde del estreno, Amaiur ocupase el lugar de Alexia. A la vista de lo sucedido en el torneo, se entendió la convocatoria de ciertas jugadoras con las que Vilda se sentía más tranquilo, aunque no dieran el nivel. En el último partido, cuando hubo que tomar decisiones, las que pensó Vilda fueron las equivocadas. En el grupo había dos bloques. Vilda representaba el conservador. Sabe que no tiene capacidad para manejar todo el talento que le llega y se conformó con los cuartos como justificación del éxito. Le ayudó la lesión de Alexia y que el partido de la eliminación fuese contra la anfitriona y futura campeona. Otro bloque pensaba que España debía aspirar a todo. Tampoco hay que buscar más ejemplos. El mal rollo es evidente.

FutPro: ¿un sindicato morado, o amarillo?

Las capitanas reprodujeron, siete años después, el motín de Canadá. Entonces, Ainhoa Tirapu y Vero Boquete tomaron las riendas. Tenían razón pero lo hicieron mal. Despreciaron el apoyo de mujeres mejor formadas para negociar el nuevo futfem español con Villar. Ellas no debían dar la cara y se la partieron. Ahora son las capitanas del Barça y la selección, empujadas por Laporta y Tebas, las que se arriesgan a que les dividan el rostro en trocitos. Llevo años diciendo que abandonarse al fútbol masculino como única solución de crecimiento es pan para hoy y hambre para mañana. Es cierto que Vilda debe de estar fuera, pero Tebas, a quien el femenino le importa poco, no puede ser quien maneje la palanca del cambio. Rubiales tampoco debe serlo por lo mismo que su enemigo. Antes de la Eurocopa, incentivó un sindicato, nacido meses antes con notables deficiencias. Fue su arma contra AFE y su presidente, David Aganzo. Se llama FutPro y tiene a Amanda Gutiérrez de jefa. Con ella se vendió un acuerdo de primas que, supuestamente, equiparaba a las internacionales femeninas con los masculinos. Rubiales se aprovechó de la candidez de las seleccionadas, del poco tiempo que quedaba para el evento y de que, si procedía hacer alguna limpieza, tenía a su perro fiel, Jorge Vilda, como brazo armado contra las discordantes. Meses después, las que fueron a Inglaterra descubrieron que habían sido utilizadas.

El futfem es como una pelota de ping-pong

El seleccionador ya sabía como proceder. Ya mostrara su falta de compromiso con las futbolistas, como cuando dejara a Vero Boquete fuera de las 23 de la Eurocopa 2017, pese a aprovecharse de su fútbol en la fase de clasificación. En esta tampoco le tembló la mano para no escribir los nombres de Jenni Hermoso y de Nerea Eizagirre entre las convocadas. Muchas internacionales de peso no creen en él, perciben que no sabe lo suficiente y es una herramienta de choque que usa Rubiales contra las que busquen que el fútbol femenino español progrese en la élite. ¿Dónde iría Vilda sin la RFEF? A mirar cómo pasa el tiempo sentado con el jubilado Quereda. Ora el futfem español cae en una parte de la mesa por el raquetazo de Rubiales, ora en la otra por el de Tebas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.