Comienza la Tercera gallega 2022/23

Damas y caballeros, niños y niñas, pasen y vean: la función va a comenzar. Así es. Comienza el circo de la Tercera gallega, la que por segundo año representará al quinto nivel estatal. 16 equipos, como en 1967768, solo que entonces era el tercer nivel del fútbol español. Alondras, Arosa, Gran Peña y Rápido de Bouzas repiten como equipos de aquella lejana temporada. Alguno dirá que también el Fabril, pero no. El ahora segundo cuadro herculino se integró definitivamente en el Deportivo en 1991 y desapareció como entidad autónoma, perdiendo su fecha de nacimiento de cuando empezara la I Guerra Mundial. El Arosa viene de arriba, tras su descenso de 2ª Federación. At. Arteixo, U.D. Ourense, Paiosaco y Gran Peña, recuperada su vieja filialidad con el Celta, que parece tener fijación voraz por los equipos de Lavadores, vienen de abajo, luego de su ascenso desde Preferente Galicia.

Como en la F1

Los 16 llevan más de un mes peloteando y, pese a tener pretemporadas muy diferentes, incluso con partidos de 45 minutos en lugar de 90, quisimos jugar con lo que sería la clasificación hipotética de la misma, copiando lo que recientemente hizo Jorge Valverde con el grupo I de Segunda Federación en La Nueva España, añadiendo el criterio de los cocientes (que no coeficientes, como se empeña en llamarle la RFEF), debido a la desigualdad en el número de partidos. Es como si fueran las posiciones de salida de la F1 en la que todos parten de cero.

El Paiosaco, líder, el Villabés, farolillo rojo

A tenor, el Paiosaco puede comenzar a competir sin complejos. Sus resultados lo dejaron con el mejor cociente de los equipos del grupo, un 77,78 por ciento. Sun invencibilidad lo diferenció de otro ascendido, la U.D. Ourense, que llegó a perder uno, si bien sus rivales fueron de mayor rango. Por abajo aparecen dos vecinos. El Somozas, penúltimo, y el Racing Villalbés, farolillo rojo. Como el Alondras, solo ganaron un partido.

Cuatro se atrevieron con equipos superiores en dos categorías

Las dificultades de la pretemporada son variadas. Así, vemos que solo cuatro equipos, que no por curiosidad ocupan la zona baja de la clasificación, se atrevieron a jugar contra otros que tienen dos niveles superiores (Viveiro, At. Arteixo, Estradense y Racing Villalbés) y todos, menos el Silva y el Arzúa, llegaron a hacerlo una o más veces contra conjuntos de Segunda Federación.

Tres comienzan sin derrotas

Si miramos el casillero de partidos perdidos, observamos que el Paiosaco, el Choco y el Alondras, no han perdido partido alguno. En ese sentido, el riesgo de los verdiblancos fue mayor que el de los otros dos, al haber celebrado nueve juegos, por cuatro y cinco, respectivamente, los otros (no contabilizamos partidos contra juveniles).

La Tercera, ni en pintura

También es llamativo que ni Choco, ni Arosa, ni Arzúa, ni Estradense llegasen a enfrentarse a equipos de Tercera. En este sentido, aunque hubo un Estadense-Arosa, tampoco lo contabilizamos por tratarse de un partido oficial, correspondiente a la fase gallega de la Copa Federación.

El Arzúa solo probó con inferiores

Hablando de esta competición, se obvia también el Arzúa-Compostela. Por eso, el cuadro arzuano es el único que solo contempló una pretemporada disputando todos sus partidos contra rivales de Preferente, Primera y hasta Segunda Galicia (CIRE). En esa línea, incluso hubo uno, el Silva, que lo hizo con uno de Tercera, el Sin Querer, que celebraba su centenario.

Goleadas

Las goleadas más importantes de los 102 partidos que se disputaron fueron el 0-9 del Rápido de Bouzas al Francelos en el 3×1 del torneo de las fiestas de este lugar, y el 0-8 del Silva al Sin Querer. En cuanto a los empates más llamativos destaca el 4-4 entre el Gran Peña y el Alondras en A Madroa.

Espacio para las vitrinas de doce equipos

No en todos los partidos se juegan copas, la mayor parte son amistosos, que cubren el expediente necesario para la preparación. En los que se disputaron trofeos, el Silva (4) se hizo con el del centenario del Sin Querer y los triangulares Concello de Miño, el Miguel Fariñas, de O Barco, y el Trofeo Victoria-Moncho Rivera, organizado por la entidad victorista. el Paiosaco (4) con el Festas de Sofán, el Concello de Laracha, el Hierros Añón y el Cidade de Betanzos, la UDO (4) con los triangulares de Chantada y Feira do Viño de Monterrei, además del Juan Maceira “Rubio”, de Porriño, y el Pepe Ortíz, de Gijón. el Alondras (3) con el Concello de Ribadumia, el Concello de Cangas y el Cafetería Hiroshima, de Atios, el Arosa (2) con el Memorial Carlos Muñiz y el Hermanos Suárez Torres, en Portonovo, el Barco (1) con el Festas de Francelos, el Fabril (1) con el Vila de As Pontes, el Somozas (1) con el Concello de Mugardos, el Viveiro (1) con el Centenario Terra Branca, en Ribadeo, el Racing Villalbés (1) con su President, el Rápido de Bouzas (1) se llevó el Memorial Moisés, de Valadares y, por último, el Arzúa (1), en la modalidad 4×1, se adjudico la II Copa Galo Piñeiro, organizado por el O Pino.

El sábado a las siete, en O Couto, se abre el telón de verdad con un UD Ourense-Rápido de Bouzas. Empieza el espectáculo.

Clasificaciín pretemporada 2022-23 3ª fed

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.