Casi 40 millones de niños en riesgo por el sarampión

La vacunación contra la enfermedad descendió durante la pandemia de COVID-19 hasta el punto de convertirlo en una seria amenaza a la salud infantil. En 2021, murieron 180.000 niños a causa de esta dolencia, que afecto a un total de nueve millones

En 2021, un récord de casi 40 millones de niños no recibieron una dosis de la vacuna contra el sarampión: 25 millones de niños no recibieron su primera dosis y otros 14,7 millones no recibieron su segunda dosis, según una publicación conjunta de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos.

Ese déficit se debe en gran parte a que la cobertura de vacunación contra el sarampión ha disminuido constantemente desde el comienzo del COVID-19. De hecho, en 2021, casi 61 millones de dosis de vacunas contra el sarampión se pospusieron o se perdieron debido a los retrasos relacionados con la pandemia en las campañas de inmunización en 18 países.

Este descenso en la inmunización supone un importante retroceso en el avance mundial hacia la consecución y el mantenimiento de la eliminación del sarampión y deja a millones de niños expuestos a la infección.

En 2021, se estima que hubo nueve millones de casos y 128.000 muertes por sarampión en todo el mundo. Veintidós países experimentaron brotes grandes y perturbadores.

La paradoja de las vacunas contra el COVID-19

La agencia de la ONU asegura que la disminución de la cobertura vacunal, el debilitamiento de la vigilancia del sarampión y las continuas interrupciones y retrasos en las actividades de inmunización debido al COVID-19, así como la persistencia de grandes brotes en 2022, hacen que el sarampión sea una amenaza inminente en todas las regiones del mundo.

«La paradoja de la pandemia es que, mientras que las vacunas contra el COVID-19 se desarrollaron en un tiempo récord y se desplegaron en la mayor campaña de vacunación de la historia, los programas de inmunización rutinarios se vieron gravemente perturbados, y millones de niños se quedaron sin recibir las vacunas que salvan vidas contra enfermedades mortales como el sarampión», dijo el doctor Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la Organización Mundial de la Salud.

«Volver a poner en marcha los programas de inmunización es absolutamente crítico. Detrás de cada estadística de este informe hay un niño en riesgo de contraer una enfermedad prevenible”, añadió.

La situación es grave

El sarampión es uno de los virus humanos más contagiosos, pero se puede prevenir casi por completo mediante la vacunación.

Sin embargo, se necesita una cobertura del 95% o más de niños con dos dosis de vacunas para crear una inmunidad de grupo que permita proteger a las comunidades y lograr la eliminación del sarampión.

El mundo está muy por debajo de ese 95%, ya que sólo el 81% de los niños reciben su primera dosis de vacuna contra el sarampión, y sólo el 71% de los niños reciben la segunda.

Estas son las tasas más bajas de cobertura mundial de la primera dosis de la vacuna contra el sarampión desde 2008, aunque la cobertura varía según el país.

Se necesita una acción mundial urgente

El sarampión es una amenaza en cualquier lugar, ya que el virus puede propagarse rápidamente a múltiples comunidades y a través de las fronteras internacionales.

Ninguna región ha logrado mantener la eliminación del sarampión. Los diez países que previamente lo habían erradicado han vuelto a experimentar brotes y se ha vuelto a restablecer la transmisión.

«El número récord de niños susceptibles al sarampión muestra el profundo daño que han sufrido los sistemas de inmunización durante la pandemia de COVID-19», dijo la directora de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, la doctora Rochelle P. Walensky.

Y añadió que los brotes de sarampión que se producen en la actualidad ilustran precisamente las debilidades de los programas de inmunización. No obstante, señaló que “los funcionarios de salud pública pueden utilizar la respuesta a los brotes para identificar las comunidades en riesgo, comprender las causas de la falta de vacunación y ayudar a ofrecer soluciones adaptadas localmente para garantizar que las vacunas estén disponibles para todo el mundo”.

Coordinar los esfuerzos

La agencia de la ONU y la estandounidense instan a una acción coordinada y de colaboración por parte de todos los socios a nivel mundial, regional, nacional y local para priorizar los esfuerzos en la búsqueda e inmunización de todos los niños desprotegidos.

También recomiendad que, para mitigar el riesgo de brotes, los países inviertan en sistemas de vigilancia sólidos.

Foto portada: UNICEF

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.