Galicia incrementa su producción de patata en 2022, con un 17% más y elude la histórica caída estatal, con un 7% menos

La producción de patata en España ha retrocedido frente a la campaña anterior habiendo alcanzado su mínimo histórico con 1,942.778  millones de toneladas, según datos provisionales del Ministerio de Agricultura. Las cuantías reflejan que esa cantidad es un 7% menos que en 2021 y supone uno de los peores datos de la serie histórica, lejos de los 2,25 de 2019.

Todo lo contrario sucedió en Galicia, donde las primeras estimaciones a falta de cierre definitivo del año reflejan una fuerte alza, hasta las 381.000 toneladas, convirtiendo a la gallega en la segunda autonomía en producción global, solo por detrás de Castilla-León, con 714.000 toneladas. Eso supone que Galicia acapara un 20% del tubérculo recogido en el estado.

Según el Gobierno en sus conclusiones “Esto se debe tanto a la meteorología primaveral como a las elevadas temperaturas estivales. Los efectos de la sequía también han afectado al mercado europeo con caídas en los volúmenes cosechados en los principales países productores –principalmente Francia–“.

Las exportaciones de España han alcanzado durante la campaña 2022 un nuevo récord (hasta el mes de septiembre) con 105,5 millones de euros, aunque las importaciones vienen prácticamente duplicando el valor de estos envíos, según estos datos oficiales.

A nivel UE el principal suministrador es Francia el cual sigue creciendo en el conjunto del territorio nacional.

Tras la salida del Reino Unido de la Unión Europea (Brexit), los Países Bajos está sustituyendo los envíos originarios de este producto La demanda de patata de consumo en el mercado comunitario continúa en expansión durante 2022, esencialmente dominada por las cantidades suministradas por Francia (38%), Alemania (27%) y Países Bajos (12%) y en donde España continúa perdiendo cuota de mercado tanto en volumen como en valor.

Precios elevados

Los precios medios al productor se han situado por encima de temporadas previas siendo dicha revalorización, en todo caso, superior al incremento del valor unitario al consumo en los hogares. Pese a ello, se observa una destacada retracción del consumo en los hogares, por detrás de niveles pre-COVID

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.