Solo el 16% de proyectos de investigación están dirigidos por mujeres

El Instituto de las Mujeres, junto con la Universidade de Santiago de Compostela, ha presentado hoy el estudio “Indicadores de género en el emprendimiento de I + D + i”. Una investigación enmarcada en el proyecto Innovatia 8.3., que desde 2011 busca introducir la perspectiva de género en los procesos de transferencia de conocimiento y en la creación de empresas.

Una cuestión que Antonia Morillas, directora del InMujeres, ha querido destacar durante su intervención, en la que ha señalado la falta de neutralidad en la tecnología y la reproducción de un androcentrismo presente también en la inteligencia artificial, con algoritmos que, entrenados a partir de “modelos masculinos”, perpetúan estereotipos de género. En un contexto de cambio tecnológico, Morillas ha señalado la importancia de incorporar, como objetivo prioritario, la eliminación de los sesgos patriarcales en el ámbito del desarrollo científico.

Por otro lado, la directora del Instituto de las Mujeres, se ha referido de manera especial a la 67º CSW (comisión de la Condición social y jurídica de la mujer), de las Naciones Unidas, que el próximo mes de marzo tendrá como tema prioritario la innovación y el cambio tecnológico y la educación en la era digital, como estrategias para el empoderamiento de las niñas y las mujeres. Algo que Morillas considera “debe formar parte de la agenda feminista de las instituciones”.

Para finalizar, Morillas ha lanzado la reflexión sobre como las tecnologías están abriendo nuevos campos de expresión de las violencias, añadiendo un elemento más de discriminación en este ámbito.

Resultados

Este estudio, en el que han participado los principales centros nacionales de I+D+i (Universidades, OPIS e Institutos de Investigación, entre otros) constituye un mapa de situación preliminar para la identificación de las brechas de género, en el emprendimiento o la investigación de base científica, y de cómo estas operan. También, para profundizar en el tipo de carrera investigadora existente, sus modelos de construcción y sus dinámicas, a fin de determinar cuáles son las estrategias para conseguir más presencia de investigadoras y un mayor enfoque de género en la investigación.

Una de las líneas de trabajo fundamentales para eliminar las brechas de género en el ámbito tecnológico, como objetivo estratégico, está en analizar la presencia de las mujeres, particularmente en ámbitos en los que se encuentran infrarrepresentadas. Así, los resultados más relevantes de este estudio piloto concluyen que del total del personal investigador, el 70,56% son hombres, frente al 29,44% que son mujeres. Dentro del top 50 de este personal, la diferencia se agudiza, y la presencia femenina se reduce al 8%.

El mayor porcentaje de mujeres se encuentra en las cátedras, donde representan un 42% frente a un 58% de hombres. Sin embargo, el 83,40% de los proyectos son dirigidos por hombres, que captan el 84,48% de los fondos totales. En lo que respecta a la creación de spin off, destaca lo reducido de las tasas de creación, con solo un 1,23 del personal investigador con iniciativas de emprendimiento. Asimismo, sólo el 13,4% de las personas que conforman estas iniciativas son mujeres.

Universidad y políticas públicas

Para que se produzca una transferencia efectiva de los resultados obtenidos por Innovatia 8.3. a sectores económicos y laborales del ámbito tecnológico, es fundamental el papel de universidades como las que participan en este proyecto: 13 instituciones públicas (Universidad Politécnica de Cartagena, Universidad de Vigo, Universidad Pública de Navarra, Universidad Oberta de Catalunya, Universidad de Cantabria, Universidad de Santiago de Compostela, Universidad de Castilla la Mancha, Universidad de Extremadura, Universidad Politécnica de Madrid, Universidad de Granada, Universidad Rovira y Virgilli, Universidad de La Laguna, Universidad Autónoma de Madrid) y un centro privado (Universidad San Jorge de Zaragoza).

Asimismo, el diálogo entorno a lo digital y sus implicaciones en el ámbito de la igualdad forma parte de la agenda feminista y de las políticas públicas. Así, esta investigación se enmarca en la Línea EV.1. del PEIEMH Empleo, que busca la promoción de un empleo sin desigualdades y discriminaciones de género.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.