La parodia de un Summit por la Paz. Por Jesús Antonio Fernández Olmedo

por Jesús Antonio Fernández Olmedo

¿Qué cumbre por la paz es esa donde no se ha sido capaz de darle cabida al enemigo, digamos?

Las mesas por la paz que se abren no son para darle más armamento a una de las partes preferidas, si no para precisamente llegar a acuerdos y dar pasos que nos permitan disuadir de una vez por todas la  amenaza nuclear en este caso.

Y si no se va al terreno del otro, su país, con su permiso previo, para hablar, parlamentar desde allí, dando la cara, para ir  aflojando esas tensiones.

No hay paz sin la participación de las partes principales implicadas, en este caso, no es solo un país, el lugar de batalla, por cierto, un país pobre, sino para vergüenza mundial, está implicado y es cómplice todo occidente.

A su vez, el mundo occidental sigue dando pasos, no para la paz como se les llena la boca con esa palabrita tan usada y manipulada, sino para acercarnos cada vez más a una tercera guerra mundial.

Es duro que las poblaciones no sean conscientes del espectáculo mientras desintegran sus vidas en fiestas, bailes, conciertos, turismo, una gran variedad de ocio. En eso también se ha convertido el mundo de occidente, en un lugar de evasión.

Continuamos con la hipocresía Europea y de Estados Unidos, que al final vienen a ser lo mismo por el similar origen que tienen:  No tienen pilares y está todo basado en la moneda como valor fundamental.

Esperamos que haya una reacción de las gentes, de los pueblos más temprano que tarde , de lo contrario toda esta parodia puede terminar en una horrible catástrofe para el ente humano actual.

Comparte éste artículo
Escribe tu comentario