Un traficante vuelve a golpear a un vehículo de la Guardia Civil “a pesar de que Marlaska asegure que la situación está controlada en Cádiz”

por Redacción Nacional

Un vehículo cargado con fardos de tabaco ha embestido a un vehículo de la Guardia Civil en Puente Mayorga, una pedanía de la localidad gaditana de San Roque

JUCIL lo ha denunciado desde hace años y los hechos nos dan la razón, lamentablemente. Un nuevo caso de contrabando, en este caso de tabaco, ha acabado con un vehículo policial destrozado tras embestir su conductor contra la pareja de guardias civiles que intentaban detenerlo. Los hechos han ocurrido en la mañana de hoy, en torno a las seis y de la mañana. Un vehículo a la fuga que provenía de la refinería de CEPSA situada en San Roque y en dirección a Puente Mayorga ha embestido a un vehículo de la Guardia Civil por su parte trasera dándose posteriormente a la fuga el conductor. Esta persona posteriormente se ha tirado al agua en un muelle deportivo cercano al lugar de los hechos. “Ya decíamos que, durante nuestra estancia en Cádiz, por los funerales de nuestros compañeros asesinados el viernes pasado, vimos con nuestros propios ojos el movimiento de planeadoras en varios puntos de la costa gaditana y de Almería” ha manifestado el secretario general de JUCIL, Ernesto Vilariño. “Lo ocurrido esta mañana, que afortunadamente no ha tenido consecuencias para los guardias civiles, muestra una vez más cómo es de peligroso este trabajo, sobre todo en el Campo de Gibraltar, y a qué presiones están sometidos nuestros compañeros en esta zona”, ha recordado Vilariño.

Los guardias vieron cómo se descargaban los fardos

“Después de que se localizara a una embarcación que descargaba fardos en un coche, dos agentes, identificados con chalecos, se adelantan a la salida de una curva al principio de una recta con la intención de dar el alto al vehículo. El conductor con la carga no hace caso a las señales para detenerse y se da a la fuga. Al final de esta recta, a más de cien metros el vehículo oficial, en un cruce iluminado y con las luces prioritarias le cierra el paso, pero a pesar de la velocidad, el coche perseguido embiste al vehículo de la Guardia Civil y logra pasar. Unos cien metros más adelante, el conductor sale y corre en dirección al puerto, pero al ver que no tiene escapatoria, lo intenta arrojándose al agua”, narra un compañero de los dos guardias civiles desde Cádiz.

“Lo ocurrido muestra cómo de vacías y falsas han sido las declaraciones de estos últimos días del ministro del Interior Fernando Grande Marlaska, quien aún no ha dimitido pese a su más que evidente fracaso en la lucha contra el tráfico de drogas, de contrabando y de personas por el Estrecho de Gibraltar”, ha afirmado Ernesto Vilariño. “En esta ocasión, afortunadamente, los guardias civiles no han sufrido heridas durante su intervención, pero lo ocurrido expresa cómo ha aumentado la violencia de estas organizaciones mafiosas en sus operaciones. Seguimos reclamando la declaración de actividad peligrosa para el trabajo de los guardias civiles y la consideración de Zona de Especial Singularidad para todo el Campo de Gibraltar”, ha agregado el secretario general de JUCIL.

Comparte éste artículo
Escribe tu comentario