Puigdemont, toma la amnistía y corre

por Naty Carracedo

El futuro procesal del fugado Carles Puigdemont, MVP del caos político, perito en huidas de maletero y eterno prófugo de la Justicia, de una nación a la que odia y de la que se aprovecha, torna cada vez más oscuro.

Pese a que la segunda del fiscal general del Estado no viese ayer indicios para imputarle por terrorismo ante el Tribunal Supremo; contrariamente al criterio de sus compañeros que por 11 a 4 sí avalaron esa investigación, todo queda ahora en manos de tres jueces de la Sala de lo Penal del TS.Se trata de la Sala de Admisión General, que está integrada por el presidente de la Sala Segunda, Manuel Marchena y los magistrados Antonio del Moral García y Vicente Magro Servet. 

A una no le extrañaría nada que resolvieran asumir la causa e indagar y en su caso imputar al expresident como el líder fáctico de un grupo cuasi terrorista que buscaba desestabilizar las estructuras del estado en unas actuaciones que bordearon la insurrección civil.

Si ese proceso judicial siguiera finalmente ese curso de nada valdrían amnistías o zarandajas aún por definir. Ese perdón no será ley ni se publicará en el BOE al menos hasta avanzado mayo y no ampararía actividades terroristas. 

Más tarde o más temprano y si vuelve a España, el repeinado exmandatario no podrá respirar tranquilo. Si pisa suelo hispano y en un momento dado es muy factible que deba declarar como investigado ante el TS y previsiblemente, dado el elevado riesgo de una repetición de huida, será ingresado entre rejas provisionalmente.

En el PSOE son cada vez más los que están hartos de los chantajes continuos de Junts y de las constantes genuflexiones de un PEDRO alicaído tras el zurriagazo electoral gallego, y azuzado ahora por la corrupción que salpica al exportero de un puticlub y a su exnúmero dos, el entonces ministro Ábalos, que caerá en cuestión de días u horas. Ante todas estas coyunturas, el malparido Gobierno de España está ahora mismo grogui. En las elecciones vascas no habrá grandes debacles para los de la rosa, pero las europeas pueden ser un auténtico tormento para Sánchez. Volviendo a Puigdemont; si la cohorte de asesores, abogados y lameculos con los que cuenta tienen un gramo de cerebro, le dirán: «Carles, toma la Amnistía que te den y corre por Europa adelante mientras puedas». La Justicia aguarda.

Comparte éste artículo
Escribe tu comentario