¿Es el Pirineo el Parque temático de un desierto demográfico? Por Germán Gorraiz

por Germán Gorraiz López

Analista

Los valles pirenaicos de Aezkoa, Zaraitzu y Erronkari serían un desierto demográfico con una densidad poblacional de 3,8 habitantes km2 ( a años luz de la media de Navarra situada en 68,1 habitantes km2). Además, el 6,3% de dicha población sería de avanzada edad, con lo que el Pirineo oriental sería un inmenso «geriátrico al aire libre».

Resurgir de la industria agroalimentaria 

En la última década, asistimos al empadronamiento en los pueblos de dichos valles de una generación de jóvenes emprendedores que han provocado el resurgir de la industria agroalimentaria en la zona. De ello serían paradigma la apertura de varias empresas dedicadas a la fabricación de queso amén de otras explotaciones dedicadas a la venta de productos derivados del cerdo, cordero, potro y ternera ecológicos.

Así, el pasado 27 de enero asistimos en Otsagabia a la inauguración de Bordaxaki, proyecto pilotado por los emprendedores locales Andoni Arizcuren e Iñaki Zoco.Dicha instalación consta de un obrador para transformar los productos de la raza porcina conocida como «Euskal txerri», así como de una tienda para la venta de dichos productos. La ilusión era palpable en los ojos de los allí congregados al constatar que la savia nueva ha llegado al corazón del Pirineo navarro y que es posible un Pirineo vivo y sostenible.

¿Para cuándo la planta de biomasa en Iciz?

Dada la volatilidad del mercado energético, emerge la energía verde como alternativa energética. Ello implicará la conversión de la actual industria forestal hacia explotaciones que cultiven especies de mayor valor añadido o que produzcan de forma sostenible la biomasa necesaria para reducir la dependencia de los combustibles fósiles, y de lo que sería paradigma la planta de biomasa de astillas de madera de Aoiz (Navarra), que espera que esté plenamente operativa en 2024. Dichas plantas utilizarán la madera de aprovechamientos forestales en poblaciones próximas para fomentar la economía circular, minimizar la huella de carbono y optimizar la cadena de valor.

Asimismo, dado que la producción de astillas de madera es más barata que la de pellets, no sería descartable la instalación de nuevas plantas de biomasa de astillas en el Pirineo. Así, el Gobierno de Navarra habría encargado un estudio sobre la viabilidad de una nueva planta de biomasa de astillas en el polígono de Iciz (Salazar) para aprovechar las sinergias de las explotaciones forestales en los valles de Salazar, Aezkoa y Roncal, donde se habrían incrementado exponencialmente las talas de madera de pino debido a la importante subida del precio de dicha materia prima y se espera entre en funcionamiento en el horizonte del 2026, con la consiguiente creación de puestos de trabajo fijos que posibiliten el crecimiento demográfico del Pirineo navarro. 

Desertización bancari

Según el Índice de Vulnerabilidad en el Acceso al Efectivo (IVAE), algo más de 36.300 personas, (cerca del 5,5% de la población de Navarra), se encontraría en «situación vulnerable» respecto al acceso tradicional al efectivo. En Navarra desde el 2008 se habrían cerrado el 41% de la red de sucursales, con lo que cerca de 42.000 personas de 145 municipios habrían sido condenados a un limbo digital, pues el 6,3% serían de avanzada edad y analfabetos digitales que deberán recorrer más de 20 km para realizar sus gestiones y además recurrir a terceras personas para utilizar los cajeros automáticos, con especial incidencia en los valles pirenaicos de Aezkoa, Salazar y Roncal por su especial orografía y el peligro añadido de la viabilidad invernal. 

Escasez de vivienda ocupacional 

Las iniciativas de los emprendedores locales se ven lastradas por la ausencia de viviendas de alquiler de lo que sería paradigma el caso de Otsagabia, donde quien quiere comprar o alquilar una vivienda, debe desplazarse a los pueblos contiguos ante la inexistente oferta habitacional en la villa salacenca. En consecuencia, la Junta del Salazar y la Mesa del Pirineo deberán exigir a Nasuvinsa el cumplimiento de su promesa de rehabilitar las antiguas escuelas de la Blankoa y construir 4 viviendas de alquiler para paliar la endémica escasez de vivienda ocupacional, pues sin oferta de vivienda de alquiler se antoja imposible lograr un Pirineo vivo y sostenible.

En resumen, vivimos en el Pirineo unos momentos cruciales para lograr la utopía de un Pirineo joven, vivo y sostenible y para lograrlo se antoja urgente e imprescindible la colaboración del Gobierno en la rehabilitación de viviendas, en facilitar el acceso al dinero en efectivo e impulsar la creación de nuevos nichos ocupacionales para evitar que el Pirineo se convierta en el «Parque temático de un desierto demográfico»

Comparte éste artículo
Escribe tu comentario