Nosotros tampoco podemos respirar. Por Juan de Dios Ramírez-Heredia Montoya

Abogado y periodista Ha sido un lamento desgarrador el que con dificultad ha salido del cuerpo moribundo de George Floyd cuando, aprisionado contra el suelo, un policía le apretaba el cuello con su rodilla. “No puedo respirar”. La presión ejercida en la garganta del pobre ciudadano negro, ―Permítanme que yo no caiga en la ridiculez de decir “afroamericano” como si llamarle “negro” […]

Leer más