Caídas masivas en la afluencia a los templos en toda España

Como sabemos, la pandemia de la COVID-19 está dejando un panorama desolador en muchos ámbitos. Sectores como el turismo o el transporte han sido severamente golpeados, los eventos multitudinarios permanecen cancelados, y más de 800.000 personas siguen en ERTE a la espera de saber qué ocurrirá con su situación en los próximos meses, que serán clave para saber si España consigue iniciar una recuperación económica sólida o si tenemos que esperar nuevas turbulencias en el mapa socioeconómico de nuestro país.

Problemas para la asistencia a las ceremonias religiosas

Las ceremonias religiosas no han sido excepción dentro de este contexto tan severo, y durante estos meses se ha reducido de forma drástica la asistencia a las misas y a otras ceremonias religiosas, cuando se han tenido que cancelar directamente. Hace unos meses saltaba la noticia de que el funeral por las víctimas de la COVID-19 organizado en la Sagrada Familia de Barcelona era objeto de un expediente sancionador por parte de la Generalitat de Catalunya, y la situación no ha mejorado especialmente desde entonces.

Escasa afluencia en el Camino de Santiago

El Camino de Santiago y otros epicentros de peregrinación en España están también sufriendo de forma muy severa las consecuencias de la crisis generada por la COVID-19. Algunos de los albergues están registrando un porcentaje de alojamiento inferior al 10% al que tenían el año pasado, lo que es especialmente duro considerando que agosto y septiembre son los dos meses con mayor afluencia histórica de peregrinos al Camino. Además, las personas que trabajan en la industria del Camino explican que la mayoría de los peregrinos son nacionales, ya que el turismo internacional está extraordinariamente mermado en España debido a las restricciones al transporte.

Auge de la oración en el hogar

Dentro de este contexto, varios especialistas señalan que la gran mayoría de las personas creyentes está optando por trasladar su fe a la intimidad del hogar y buscar una conexión directa y personal con lo divino, en lugar de acudir a templos y a otros lugares colectivos de oración para recibir la mediación de un sacerdote u otra institución religiosa. Es por esto que el distribuidor italiano de artículos religiosos Holyart ha abierto su catálogo para el envío a los domicilios de particulares, especialmente considerando a las personas de mayor edad para quienes supone un serio riesgo acudir a espacios colectivos, por la posibilidad de contagio con una enfermedad que es especialmente severa entre las personas de mayor edad.

Productos de asistencia religiosa

Holyart dispone de un amplio abanico de productos de asistencia religiosa. Se trata de una empresa que trabaja habitualmente de forma directa con las iglesias italianas y españolas para suministrar a los sacerdotes artículos religiosos necesarios para sus ceremonias, desde cálices y casullas hasta incensarios y hostias para misa. Para los clientes particulares, Holyart ofrece también colgantes, medallones, ostensorios, crucifijos, rosarios, velas y todo tipo de accesorios útiles para el rezo católico, todos ellos de primera calidad y fabricados por los mejores especialistas italianos en el sector de los productos religiosos.

Prudencia ante todo

El contexto de la COVID-19 es el de una pandemia global muy severa que muchos expertos consideran que solo está comenzando. Es cierto que en los últimos meses ha sido posible contenerla de forma bastante razonable y que las medidas de la ‘nueva normalidad’ están logrando reducir notablemente el porcentaje de contagios, pero no debemos olvidar que aún no existe una vacuna segura para el coronavirus y que seguimos avanzando en territorio desconocido. La asistencia a los templos puede poner en serio riesgo a la población de mayor edad, por lo que es necesario moderarla y reducir al máximo la exposición de nuestras personas mayores a cualquier entorno que pueda suponerles un contagio.

Avances en la vacuna de la COVID-19

Si los avances en la vacuna rusa de la COVID-19 terminan confirmándose, es posible que nos encontremos ante una solución temprana frente a la pandemia y que, dentro de unos meses, sea posible recuperar una normalidad plena a todos los niveles que nos permita acudir de nuevo a los templos tal y como veníamos haciéndolo antes de la pandemia. Sin embargo, incluso en el mejor de los casos, todavía tendremos que esperar varios meses para que se confirmen los resultados de la vacuna y se inicie su producción y distribución en masa. Por esto, lo único que podemos hacer es seguir manteniendo la prudencia y, en materia religiosa, trasladar la oración al hogar hasta que pase el temporal.

Imagen: Pixabay

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.