El Cielo, el Hombre, el Mundo. Por Miguel Abreu

por Miguel Abreu

¡Cuánta locura, tanta maldad, tanto desamor! ¿Dónde está Dios? No hay nada de malo en preguntar, desde que el corazón esté disponible para escuchar la respuesta. Bien al contrario. Es el cuestionamiento el que nos lleva al descubrimiento y, a su vez, a la conversión. El proceso de conversión requiere práctica diaria, especialmente cuando una persona descubre la humanidad dentro de sí misma.

Este Dios de Amor, sobre quien cuestionamos su presencia, está con y en quienes sufren, y también con y en quienes se dejan convertir por estas miradas que desbordan gritos de misericordia. La vida es un proceso de crecimiento y camino continuo. ¡Quien se detiene, muere!

En el despertar de la humanidad, el proceso de descubrimiento de la esencia de la persona humana, la transformación del ser se produce desde dentro. Exige paciencia, exige atención, exige misericordia. La vida se transformará en algo tan raro que se la llamará extraña. Los ojos no bastarán para observar y la razón por sí sola nunca comprenderá. Entonces, ¿cuál es la lógica de vivir de esta manera arriesgada que nos deja desnudos?

Esperanza llamada misericordia.

El horizonte aparece como algo siempre lejano a nosotros. Tocarlo es un deseo permanente grabado en el corazón de la persona humana. Sin embargo, seguimos su línea con la mirada temblorosa porque al final hay miedo. La dificultad de comprender lo intangible recuerda al individuo su fragilidad y limitaciones, no ver el final hace que el tema de la muerte sea más intenso.

La diversidad de colores sólo será absorbida por un corazón libre, que se conmueva y donde la vida encuentre refugio seguro. Entonces el ser nunca estará solo. La muerte de cada voluntad será señal de la evolución natural de la persona.

Flores, sólo las que preceden a los frutos. En ocasiones, es necesario realizar injertos para poder disfrutar de frutos mejores y más sabrosos. Es la naturaleza la que quiere contarte el secreto de la humanidad y de la vida. ¿Y a ti? ¿Qué te dijo hoy?

Comparte éste artículo
Escribe tu comentario