El artículo: Volver al origen… volver al comercio «tradicional»

por Miguel Abreu

Miguel Abreu

En los últimos tiempos, en España y Portugal, ha habido un aumento en el número de noticias y artículos sobre el crecimiento de la presencia de las marcas propias en los lineales del «gran comercio».

Según lo que se ha publicado, las grandes marcas ya se han quejado de la reducción de sus espacios en los lineales y, en algunos casos, de la retirada de sus productos de algunas de las «grandes superficies». En la base de estas decisiones parecen estar razones económicas más favorables al gran comercio. Al implementar medidas que potencian el aumento de las ventas de los productos de marca propia, este grupo gana (como mínimo) doblemente: en la adquisición y en la venta de los productos.

Para las marcas, algunas de ellas bien reconocidas, se entiende el «mal sabor de boca». La reducción del potencial de ventas, de las ventas reales y de las áreas de exposición en los lineales de las marcas y sus productos, entre otros factores, es evidente. Sin embargo, en este escenario que a primera vista parece ser catastrófico, hay una oportunidad excelente para las marcas, sobre todo las históricas, de volver a apostar por aquellos que ayudaron en gran medida a su reconocimiento y construcción: el comercio tradicional. Este es un sector que las marcas deberían cuidar siempre. Muy probablemente, a pesar del distanciamiento generado cuando decidieron apostar todas las fichas por el gran comercio, los pequeños comerciantes, sin duda, les recibirán bien, como es marca distintiva de esta área de negocio. Tal vez haya llegado el momento de que las grandes marcas ayuden a revitalizar el pequeño comercio. Desarrollar colaboraciones reales basadas en la colaboración entre las grandes marcas y el pequeño comercio tiene ventajas para ambas partes. ¿O no será así?

Comparte éste artículo
Escribe tu comentario