PP Oleiros. El estado de algún tramo del paseo marítimo en Santa Cruz causa repugnancia.

A la altura del hotel Noa convergen, en el río de La Loba que desemboca en la playa los aportes de fangos que vienen del campo de golf Xaz, el desagüe que viene del vial frente al Noa y las fecales del alcantarillado público que, con lluvias moderadas o fuertes, revientan. Todo ello va a parar al mar.

Leer más